Escucha esta nota aquí

Propietarios de rocolas y de otros boliches llegaron en marcha hasta el Concejo municipal para protestar en contra del cierre de los locales nocturnos, aduciendo que los operativos son atentatorios al derecho al trabajo.

La manifestación se realiza después de que la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Alcaldía, a la cabeza del titular Carlos Moreira, volviera a clausurar algunos locales clandestinos reincidentes.

Los protestantes exigen la destitución de Moreira y piden que se les de un plazo para que puedan regularizar sus negocios. Por su parte, Moreira reiteró que para reabrir, estos deben de tramitar la licencia de funcionamiento y adecuarse a la normativa específica, que establece que los locales nocturnos deben estar ubicados a 250 metros de distancia de las escuelas, iglesias y centros de salud.