Escucha esta nota aquí

Durante un encuentro con los jefes de medios de comunicación de Santa Cruz, el gobernador Rubén Costas hizo énfasis en los logros y los esfuerzos que realiza el Gobierno departamental en la lucha contra el coronavirus.

Según Costas, el plan de contingencia se implementó a partir de febrero y desde ese momento se comenzó a buscar los mecanismos  para contener la ola de contagiados por el coronavirus, que tuvo sus picos más altos en mayo y julio.

Costas dijo que, hasta antes del inicio de la pandemia en el departamento, Santa Cruz contaba solo con 87 respiradores repartidos en los seis centros de salud de tercer nivel que dependen de la Gobernación, pero ahora ya se cuenta con 226 en el mismo número de centros asistenciales.

La autoridad explicó que, de los 139 que se aumentaron durante la lucha contra el coronavirus, 62 fueron entregados por el Gobierno central, mientras que los 77 restantes se adquirieron con esfuerzos y recursos propios del Gobierno Departamental. "Se lo hizo con esfuerzo propio, a puro pulmón", subrayó Costas.

Una situación similar dijo que sucede en el tema de las camas que hay en los diferentes hospitales, donde la inversión nacional fue menor a la ejecutada por la Gobernación.

El gobernador destacó la coordinación eficaz que se logró con la Alcaldía, así como ampliación de laboratorios, ya que de tener solo el Cenetrop (Centro Nacional de Enfermedades Tropicales), ahora Santa Cruz cuenta con 10 laboratorios para realizar una detección rápida del coronavirus.

Costas reconoció que el plan de contingencia contra el Covid-19 tuvo que ser cambiado en cinco oportunidades, pero destacó que se hubiera logrado frenar la especulación con el precio de los medicamentos, esto gracias al apoyo de otras instituciones (Fiscalía, Policía y Alcaldía). Además, dijo que se pudo controlar a tiempo el brote de coronavirus en el penal de Palmasola y que se ha reforzado el trabajo de las redes de salud de las provincias.

Finalmente, informó que se ha encarado una tercera fase del plan de contingencia contra la pandemia, la misma que tiene como principal foco la construcción de domos en diferentes centros asistenciales, como el Banco Regional de Sangre, donde se amplió su capacidad de atención y gestión de pruebas.