Escucha esta nota aquí

Jesús Hurtado Zurita, el hombre que conduciendo su vehículo bajo influencia alcohólica y con exceso de velocidad le quitó la vida a Sebastián Landívar Prest, es un conductor multirreincidente que desde hoy será juzgado por el hecho cometido, que causó dolor a la sociedad cruceña y volvió a poner en el tapete de la discusión la mezcla mortal del consumo de alcohol y el volante.

Hurtado debía presentarse el martes por la mañana a la audiencia convocada para iniciar su juicio oral, pero de manera sorpresiva no llegó a la cita ante el juez anticorrupción Alberto Moreira, ya que dijo sentirse mal de salud.

Desde la Gobernación del penal confirmaron la salida del hombre a un centro de salud y se espera que hoy  se presente ante el juzgador, para que la justicia pueda decidir si es culpable o inocente por la muerte de Sebastián, el joven ciclista que tuvo la mala fortuna que estar en el camino del sujeto, que lo arrolló y acabó con su vida.

El fiscal Marcelo Saldaña, que presentó la acusación formal de Hurtado sindicándolo por los delitos de homicidio y lesiones graves y gravísimas en accidente de tránsito, omisión de socorro y conducción peligrosa, espera que hoy el procesado se presente para dar inicio a su juicio y así se pueda remediar en parte con el dolor de la familia del joven, que la tarde del 5 de septiembre de este año, perdió de forma trágica a su ser querido.

El representante del Ministerio Público dijo estar preocupado por la decisión que asumió Moreira la anterior semana en este caso, ya que una hora antes de que se intente comenzar el juicio, llevó adelante una audiencia de cesación a la detención preventiva pedida por el procesado.

La decisión del juzgador fue favorecer a Hurtado para que se defienda en libertad del juicio, que en aquella oportunidad no se pudo instalar, y le impuso como condición para gozar de este beneficio el pago de una fianza de Bs 20.000.

Para Saldaña, que apeló a la determinación judicial, esta situación no debió haberse dado en favor del conductor que mató a Sebastián, por ser este un infractor multirreincidente, que protagonizó el accidente en un horario en el que por las disposiciones de aquel momento en la cuarentena, no debía haber circulación vehicular en la ciudad.

Dentro del cuaderno del proceso y como una prueba de cargo en contra de Hurtado, el Ministerio Público recibió la certificación de Tránsito donde se indica que Hurtado tuvo su primer hecho de tránsito en mayo de 2003, más de un año después, en octubre de 2004, volvió a verse involucrado en otro accidente y estando bajo influencia alcohólica.

Por esta razón la Policía, el 15 de octubre de 2004 lo inhabilitó para conducir por un año.

Sin embargo, cuando nuevamente pudo volver a conducir, en mayo de 2012, fue protagonista del atropello a un peatón y como indica la madre de Sebastián en su muro de Facebook, la víctima era una mujer en estado de gestación.

Saldaña espera que, con todos los antecedentes de Hurtado, los vocales que resuelvan la apelación a su libertad nieguen la posibilidad de defenderse fuera de la cárcel, mientras se sustancia su juicio.

Pericia concluyente

Como parte de la acusación formal que presentó el fiscal Saldaña ante el juzgador, hay una pericia de accidentología elaborado por el investigador perito, Mirko Burgoa Casas, donde establece el exceso de velocidad con el que circulaba el vehículo de Hurtado el día del hecho.

De acuerdo con el dictamen, la vagoneta Nissan, color negro, con placa de control 5011-CDR, circulaba antes de impactar contra el joven Sebastián, circulaba a una velocidad de entre 80 y 98 kilómetros por hora.



Comentarios