Escucha esta nota aquí

“Ya se dieron todas las recomendaciones para aplicar los filtros en todas las unidades educativas. De presentarse algún caso -de enfermedad respiratoria-, los directores tienen que llamar a los padres de familia y elevar un informe a la Dirección Departamental de Educación (DDE). Hasta ahora no hay ningún reporte de que se haya dado un caso grave”, manifestó el recientemente posesionado Director Departamental de Educación, Gilberto Molina, refiriéndose a casos de influenza. Explicó también que lo mismo se aplica para el Covid-19 (coronavirus), este último virus todavía no se ha presentado dentro del territorio nacional.

“Lo que sí ha dado son resfríos; los padres saben que si sus niños presentan problemas de salud -sea dengue o cualquier enfermedad respiratoria- tienen toda la tolerancia necesaria (para quedarse en casa hasta restablecerse)”.

De momento, lo que sigue diezmando las aulas en las diferentes unidades educativas son los casos de dengue, situación por la cual Molina ha solicitado a los directores de colegio un reporte que permita visualizar la magnitud del efecto de esta epidemia en el sistema educativo.

Según Molina, en cada unidad educativa la Alcaldía hace la limpieza y la fumigación (para evitar el dengue) y los profesores saben que tienen que mantener abiertas las ventanas para que circule el aire y evitar el hacinamiento (contra infecciones respiratorias).

Sobre el coronavirus están atentos a cualquier determinación de las autoridades de salud. “Ellos mandarán una instructiva al Ministerio de Educación y estos últimos toman las determinaciones respecto a si hay suspensión de clases en una unidad educativa o a escala departamental, dependiendo de la situación”, concluyó.

Desde el Ministerio de Salud

El ministro de Salud, Aníbal Cruz, informó que los casos de dengue en el país descendieron. “Hemos hecho un seguimiento permanente del dengue y podríamos calificar de que la epidemia está descendiendo, por tanto, queremos decir en forma primicial de que el trabajo que se ha hecho a través de la respuesta comunitaria de la población es un éxito”.

Explicó que Santa Cruz es el único departamento “estacionario” de casos de dengue y que continúa la campaña de fumigación y eliminación de criaderos del mosquito portador de esa enfermedad.

Cruz precisó que en esta novena semana epidemiológica hubo una “depresión” importante y la curva de casos que era ascendente ha comenzado a caer.

“Lo previsto para esta enfermedad estaba en 60.000 casos y nos hemos estancando en 39.000 casos sospechosos, que nos da una respuesta ante una de las mayores epidemias de la historia de las Américas”, acotó.

Con esto el ministro de Salud se mostró optimista en que en los próximos días se reduzca aún más la prevalencia de casos de dengue en el país. Sin embargo, el descenso de la curva epidemiológica sigue sin sentirse en los pasillos de los hospitales en nuestro medio.

En el Francés, por ejemplo, la sala de 30 camas sigue al tope y la Emergencia hasta ayer continuaba repleta. Un miembro del personal de salud que prefirió no identificarse dijo que la crítica situación por dengue ahora se hace más compleja con la aparición de pacientes con influenza y neumonía grave, mismos que requieren ser internados con oxígeno y ser aislados en sala.

También apareció un nuevo problema, pues se descompuso el equipo que realiza laboratorios, por lo tanto, los resultados están tardando demasiado porque se está haciendo de forma manual el conteo de plaquetas.

Comentarios