Escucha esta nota aquí

Según el informe emitido por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, ya son 1.407.914 hectáreas que fueron quemadas por los incendios en todo el país, de los cuales el 93% se encuentran en los departamentos de Santa Cruz y Beni. Mientras que el restante 7% se distribuye en los otros siete departamentos de Bolivia.

Fue el director nacional de Desarrollo Forestal, Omar Tejerina, el encargado de dar estos datos y a la vez explicó que Santa Cruz concentra el 67% y el departamento beniano el 26% de la superficie afectada. Además, recordó que en el 2020 fueron 5.021.820 las hectáreas quemadas y en 2019 hubo 5.305.5012.

“En 2019, la cúspide de focos de calor se dio en agosto, en 2020 se dio entre octubre y noviembre. Este año creemos que será en septiembre cuando se registrará la cifra más alta. Sin embargo, hay que aclarar que los focos de calor no son sinónimo de incendios, pues es un indicador de presencia de fuego o cambio de temperatura” comentó.

Tejerina reconoció que se quemaron áreas protegidas y reservas forestales, pero indicó que de las 1.407.914 hectáreas afectadas solo el 18% representa a bosques y el 72% a pastizales. Añadió que, en la mayoría de los casos, el fuego inició en propiedades ganaderas.

El municipio de San Matías es el más afectado por los incendios según el Gobierno nacional

Asimismo, comentó que en el departamento cruceño los dos municipios más afectados son San Matías (donde se encuentra el Área Natural de Manejo Integrado San Matías) y Charagua (donde está el Área de Conservación e Importancia Ecológica Ñembi Guasu) 

Santa Cruz con los incendios controlados

Este martes el Ministerio de Medio Ambiente y Agua realizó un sobrevuelo por el municipio de Roboré y se verificó que el fuego fue totalmente controlado por los bomberos. Esta información también fue confirmada por el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, quien, además indicó que el 95% de los incendios fueron sofocados en Santa Cruz.

“En San Matías existen pequeños lugares donde todavía se encuentra alguna llama rastrera, pero ya en poca cantidad; Roboré y San José de Chiquitos están completamente apagados, pero las cuadrillas continúan trabajando para estar atentas en caso de que el fuego pueda reactivarse”, explicó la autoridad de Gobierno.

Además, Calvimontes señaló que existen más de 40 lugares donde fueron identificados los orígenes del fuego, de los cuales cuatro se encuentran en procesos penales, 20 con informes técnicos y legales entregados al Ministerio Público, y el resto en investigación


Comentarios