Escucha esta nota aquí

El desastre ambiental ocasionado por los incendios forestales, aún activos en varios municipios de la macrorregión chiquitana, empuja a la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) a activar un comité interinstitucional que destinará $us 100.000 para atender la emergencia y trabajar en la recuperación de áreas afectadas.

El presidente en ejercicio de la CAO, Óscar Mario Justiniano, señaló que el propósito de la articulación del comité, del cual forman parte organizaciones del sector público, de empresarios privados y los 18 sectores afiliados a la organización productiva, es atacar la emergencia en dos frentes, alerta temprana y respuesta a las necesidades de los afectados.

Con datos oficiales, el dirigente agropecuario comentó que, del millón de hectárea afectada por los incendios, un 27% toca a áreas boscosas y un 73% corresponde a pasturas naturales y cultivadas.

En el marco de la respuesta a la emergencia, Justiniano informó de que ayer partió un contingente de 23 jóvenes de la Fundación Bomberos Voluntarios de Santa Cruz al municipio de San Javier para unirse a las brigadas que combaten los incendios forestales en la Chiquitania.

El desplazamiento se dio después de un convenio que firmó la CAO con dicha institución, por el cual los productores se comprometen a apoyar en la logística, alimentación, dotación de herramientas e indumentaria y movilización de camiones cisternas en los lugares del desastre.

El grupo de bomberos, luego de extinguir el fuego en San Javier, pasó a Concepción.

Justiniano aludió que la quema de pastizales, el deterioro de la infraestructura productiva y la sequía son temas de alta preocupación en el sector ganadero. Indicó que la sequedad del pasto por déficit hídrico y, ahora daño por fuego, limita la disponibilidad de la fuente natural de alimentación de los bovinos. Con datos del Senasag, al 25 de agosto, existen más de 61.000 cabezas de ganado en riesgo y más de 26.000 hectáreas de pasto afectadas por incendios.

Ayuda en la parte pecuaria

Desde la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), su gerente general Javier Landívar, expresó que el sector también dispuso un presupuesto -no detalló en monto- para dotar rollos de heno y sal mineral proteica para atender el ganado castigado por la sequía e incendios forestales.

En coordinación con el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, Landívar explicó que están distribuyendo, gradualmente, los más de 10.000 rollos de pasto que el Gobierno adquirió para entregar a los ganaderos afectados por el desastre ambiental. Según Landívar, ya se distribuyó fardos de pasto a los ganaderos de Roboré, San Rafael, Puerto Suárez, Concepción, San Ignacio, San Javier y San José.

En la presente jornada se desplazará alimento a productores de San Matías y El Carmen Rivero Tórrez. “Preocupa la situación en Roboré, San Rafael y Concepción donde hay predios de pequeños ganaderos y unos 250.000 bovinos en riesgo”, dijo. Según el Gobierno, por incendios y sequía murieron 78 bovinos. El área de cultivo afectada por incendio suma 300 hectáreas.