Escucha esta nota aquí

El cambio de modalidad de clases de presencial a distancia por el riesgo de contagios de Covid-19 afectó las clases regulares y también a las técnicas. Prueba de ello es que entre 2020 y 2021 no creció la cantidad de unidades educativas con la oferta del Bachillerato Técnico Humanístico (BTH).

Este año en el departamento cruceño se graduarán un total de 11.500 estudiantes con esta formación, una cifra similar a la gestión 2020 y que solo alcanza al 20% del total de bachilleres.

El titular de la Dirección Departamental de Educación (DDE), Eliseo Huaillany, reconoció que por el riesgo de contagio de Covid-19 no se pudo ampliar la cobertura a más establecimientos, pues las restricciones no permitieron adaptar los ambientes ni planificar contenidos para esta modalidad práctica.

Experiencias

Desde la DDE explicaron que este año, en medio de la pandemia, 358 unidades educativas de 43 distritos educativos ofertaron esta formación técnica en Santa Cruz.

Jefferson Urabebei, estudiante de la unidad educativa Sagrado Corazón 4, en el municipio de San Juan, cuenta que fue muy difícil adaptarse al cambio de modalidad de clases por múltiples dificultades, como falta de acceso a internet, por no contar con un teléfono celular o a la imposibilidad de asistir donde un compañero o donde su maestro para que los guíe.

En el establecimiento imparten la formación técnica en sistemas y agroecología y, en cada uno, en este momento alistan su proyecto final.

“Había materias que no entendíamos, peor las de formación técnica. Algunos estudiantes se resignaron y solo se conectaban para decir presente, otros ni entraban”, lamentó Urabebei.

Otra experiencia es la de Pablo Posiabo, quien estudia en la unidad educativa Domingo Savio, en San Carlos. Contó que, pese a las dificultades, también están alistando los proyectos de final de año, que consiste en la formación de una empresa, para ello conformaron grupos de tres personas.

Explicó que la mayor parte del año pasaron clases de forma virtual, pero en estos últimos meses asistieron nuevamente a las aulas, lo que les permitió recibir una guía y este 15 de noviembre deben defender su proyecto de curso ante personal de la Alcaldía, el distrital de educación y el director.

Por su parte, el director departamental de Fe y Alegría, Javier Verástegui, explicó que, pese al cambio de modalidad, en los establecimientos mantuvieron la oferta de formación técnica.

En la capital cruceña tienen 26 establecimientos de secundaria, de las cuales 60% imparten el bachillerato técnico, especialmente en las áreas de gastronomía, contabilidad y sistemas informáticos.

Verástegui remarcó que entre las unidades educativas con formación técnica unas cuentan con la oferta de forma general, desde tercero de secundaria, y otras tienen con más especialización en quinto y sexto grado.

“Estas clases de formación técnica fueron virtuales por la pandemia, aunque estos meses los estudiantes están rindiendo examen práctico, claro que con todas las medidas de bioseguridad, con grupos reducidos y con horarios definidos”, detalló.

Falta de apoyo

Verástegui explicó que para habilitar la formación técnica en un establecimiento se debe contar con la infraestructura adecuada y hacer un estudio previo de cuáles y cuántas especialidades se ofertarán, entre otros requisitos.

Además, remarcó que mantienen las mismas unidades educativas que ofrecían formación técnica desde el año pasado, pues la principal dificultad que tienen para el aumento de la oferta es la falta de apoyo del Gobierno nacional con la dotación de equipamiento y de maestros con esta especialidad.

“Por estas situaciones, los padres son los que se hacen cargo de los recursos para estos pagos de los docentes. El monto depende de la especialidad que se enseña en cada establecimiento. Esto limita ampliar la oferta en más establecimientos, porque no tienen las condiciones y tampoco los padres para cubrir el gasto”, lamentó.

De acuerdo con las autoridades de Educación, en el departamento hay más de 3.000 establecimientos educativos entre inicial, primario y secundario.

Comentarios