Escucha esta nota aquí

El directorio ejecutivo del Banco Mundial aprobó dos créditos por un total de 70 millones de dólares para apoyar a las ciudades de La Paz y Santa Cruz de la Sierra en la reducción de vulnerabilidades ante riesgos climáticos y mejorar las condiciones de vida de más de 167.000 residentes de áreas de menores ingresos en estos municipios, según un comunicado oficial divulgado este jueves 20 de febrero.

De los 70 millones, 50 millones de dólares son para el Gobierno Municipal de Santa Cruz de la Sierra, mientras que los restantes 20 millones, para el Gobierno Municipal de La Paz. El crédito para la comuna cruceña tiene un plazo de vencimiento de 15 años y un periodo de gracia de cinco años. El crédito para la Alcaldía paceña es por 18 años y un periodo de gracia de seis años. 

Los recursos serán destinados al desarrollo de la resiliencia en ambas urbes. Es decir, a fortalecer su capacidad de reducir y prevenir riesgos climáticos y dar respuesta oportuna a los impactos producidos por eventos naturales, indica el comunicado del BM. 

En el caso de la capital cruceña, los recursos serán utilizados para financiar cuatro proyectos: el canal emisario de drenaje del octavo anillo – Centro de Abastecimiento Mayorista Abasto; la red de ciclovías y rehabilitación del espacio público; la revitalización y protección del cordón ecológico y construcción del Parque Metropolitano a lo largo del río Piraí y la renovación y mejoramiento del Centro Histórico. 

“Con este proyecto reafirmamos nuestro compromiso con Bolivia y, sobre todo, con la población más vulnerable que es siempre la más expuesta a los riesgos climáticos. Es muy importante que las ciudades sean resilientes y protejan a sus habitantes pues, además de los peligros a los que se enfrentan en las situaciones de emergencia, las familias sufren el deterioro de su bienestar y ven en riesgo sus avances sociales”, señaló Marianne Fay, directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú.

Para el alcalde cruceño, Percy Fernández, "estos proyectos se convierten en referentes y modelos de desarrollo urbano y social, para poder ser replicados en toda la ciudad y a nivel nacional e internacional".

Para el alcalde de La Paz, Luis Revilla, este crédito permitirá atender una demanda social muy importante en áreas vulnerables de la ciudad, a través de intervenciones en Gestión de Riesgos de Control Hidráulico y de Estabilización de Zonas. 

La preparación y las negociaciones del Proyecto de Resiliencia Urbana, financiado por el Banco Mundial, se iniciaron en 2018. La finalización del proceso tuvo lugar en enero pasado, cuando se ratificaron los acuerdos alcanzados anteriormente. 

A fin de apoyar la implementación del proyecto y ampliar las capacidades de inversión en el desarrollo de resiliencia en las ciudades bolivianas, el Banco Mundial y la Cooperación Suiza para el Desarrollo en Bolivia (SECO) están planificando una asistencia técnica conjunta con la participación de los municipios y el Gobierno nacional.