Escucha esta nota aquí

En enero de este año tenía un stock de mil unidades de plasma de todos los grupos sanguíneos. Actualmente, es probable que en menos de una semana las reservas queden en cero, de no presentarse voluntarios recuperados de coronavirus que estén dispuestos a donar plasma hiperinmune.

Existe preocupación entre el personal de Banco de Sangre, que hace poco inició una campaña para motivar a la donación, con el apoyo de la diputada por Comunidad Ciudadana (CC), Luisa Náyar.

La doctora Fabiana Escalante, del Banco Regional de Sangre, dependiente de la Gobernación, explicó a EL DEBER que con el incremento de los nuevos casos de Covid-19 en esta tercera ola, la demanda de plasma se disparó a 20 unidades por día, mientras que la donación va en contrarruta.

Explicó que las solicitudes empezaron a subir hace un mes aproximadamente y que el mayor temor es que el pico de la tercera oleada, prevista para fines de mayo o principios de junio, los encuentre sin stock.

“Se está trabajando a través de las redes sociales, tenemos un arte que ya se difunde, empezamos con la campaña hace como una semana, sí está yendo gente a donar, pero todavía es muy poca”, lamentó.

Según Escalante, la mayoría de los pedidos actuales provienen de las clínicas privadas. Atribuye esta situación a que el sistema público, que tiene el Seguro Único de Salud (SUS), es lo primero que se satura debido a la avalancha de pacientes. “La gente se está yendo a la parte privada porque los hospitales públicos están llenos, ya se la está derivando a los establecimientos privados”, agregó.

A pesar de que el uso del plasma hiperinmune suena menos que antes, Escalante aseguró que no ha dejado de utilizarse, y que ahora mismo se necesitan donantes de todos los grupos sanguíneos, pero los más difíciles de conseguir son los negativos.

Apoyo parlamentario

La diputada por Comunidad Ciudadana, Luisa Náyar, visitó las instalaciones del Banco Regional de Sangre, constató que el lugar donde se almacena el plasma está quedando vacío y que con suerte hubo un donante durante esa inspección.

Náyar calificó la situación como alarmante porque mientras se incrementan los contagios por Covid-19, se vacía el almacenamiento, “ahora mismo no hay donantes”.

La legisladora pidió a la ciudadanía que se apersone a donar, tanto plasma hiperinmune como sangre, porque también escasea.

Como parte de la campaña, la diputada y el personal del Banco de Sangre tomaron contacto con algunos influyentes en redes sociales para que convoquen a donar de forma voluntaria desde sus plataformas. “Apelamos a la solidaridad de la población para que haga donaciones”, exhortó.

Náyar también dijo que están contactando a los docentes y alumnos de la Facultad de Medicina de la Uagrm para que colaboren con esta cruzada. Según ella, los universitarios estuvieron apoyando con la donación de plasma, pero “porque les estaban dando el ingreso libre, pero como no hay eso ahora, se ha paralizado la donación y se quiere retomar, para que de alguna manera la universidad pública coadyuve”, dijo.

En algún momento, la Uagrm se convirtió en la principal fuente de plasma hiperinmune y de otros hemocomponentes. Olga Santos, directora del Banco de Sangre de la Caja Petrolera de Salud (CPS), reconoció que la demanda de plasma también aumentó en la seguridad social, pero aclaró que todo suma, también la donación de los demás hemocomponentes.

“Algunos pacientes tienen hemorragia, otros sufren anemia por la alimentación parenteral, etc. Es entonces que necesitamos de los voluntarios”, pidió.

Comentarios