Escucha esta nota aquí

Un joven de 18 años resultó ser el autor de la muerte de su bebé de seis meses, según lo confesó él mismo a las autoridades judiciales. Se declaró culpable y se sometió a un procedimiento abreviado por el que fue condenado a 30 años de cárcel sin derecho a indulto por infanticidio.

Según las investigaciones policiales y de la Fiscalía, el viernes por la noche el sujeto acudió donde su pareja de 15 años en Concepción y ella le dijo que sus familiares querían que le pase pensiones para criar al bebé.

El fiscal Camilo Velásquez informó que el papá trató de tender una coartada para esconder todo. El viernes, tras conocer la versión que su pareja lo obligaría a pasar pensiones, se sintió molesto. Esperó que la madre de 15 años se vaya a descansar, entonces se llevó al niño a unos dos kilómetros más adelante en un lugar inaccesible. Dijo que el niño lloraba y que solo lo dejó, pero la autopsia estableció que murió de asfixia y por fracturas en la cabeza.

El padre había afirmado que unos sujetos lo amenazaron con matarlo por una deuda de droga y que le pidieron al niño y se lo llevaron. Esta versión quedó descartada, pues confesó que lo victimó para no pasar pensiones.