Escucha esta nota aquí

El confinamiento sacó la peor cara de la violencia contra las mujeres. En el país se han registrado 104 feminicidios y las autoridades coinciden que las agresiones también golpearon fuerte a los hogares.

En el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, que se celebra el 25 de noviembre, se exponen las estadísticas oficiales de las agresiones que sufren las mujeres, pero todavía quedan las cicatrices de las que no salen de las cuatro paredes o en el círculo del silencio por no denunciar y pedir ayuda.

Desde que se desató el brote de Covid-19, los nuevos datos e informes que presentan quienes están en primera línea, revelan que se ha intensificado todo tipo de violencia contra las mujeres y las niñas, sobre todo, la violencia en el hogar.

ONU Mujeres señala que desde el estallido del Covid-19, la violencia contra las mujeres y las niñas se ha intensificado en países de todo el mundo. Si bien las medidas de bloqueo ayudan a limitar la propagación del virus, las mujeres y las niñas que sufren violencia en el hogar se encuentran cada vez más aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas.

En Bolivia, en los últimos seis años, 689 mujeres han perdido la vida en manos de sus agresores. Se registraron 110 casos en 2015, 111 en 2016, 119 en 2017, 128 en 2018, 117 en 2019 y 104 en lo que va de 2020, cifras que ubican al país entre los primeros tres de la región con los índices más altos de feminicidio, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

En vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la relatora especial de la ONU sobre la violencia contra las mujeres, Dubravka Šimonovic, insta a tomar medidas urgentes entre las que se incluyen el establecimiento de mecanismos observadores nacionales en todos los países para evitar esos crímenes.

“Mientras el mundo lucha contra el impacto devastador de la pandemia de Covid-19 y su efecto negativo en las mujeres, una pandemia de feminicidios y violencia de género acaba con la vida de mujeres y niñas en todas partes”, advirtió Šimonovic.

Las cifras

Las estadísticas muestran que de los 104 feminicidios registrados en lo que va del año en el país, 74 se dieron desde el inicio de la cuarentena. La Paz registró la mayor cantidad de casos, con 40; seguido por Santa Cruz, con 17; Cochabamba, con 16; Oruro, con 11; Beni, con seis; Potosí, con cinco; Chuquisaca, con cinco; y Pando y Tarija, con dos casos, cada uno.

Con relación al departamento cruceño, la Fuerza de Lucha contra la Violencia (Felcv) atendió en lo que va del año 12.103 denuncias de delitos contemplados en la Ley 348, que van desde agresiones sicológicas hasta feminicidios, siendo las víctimas principalmente mujeres.

Si bien la cifra fue inferior a la cantidad de denuncias atendidas en 2019, que alcanzaron las 17.465, eso no significa una disminución real de los casos, si no que el confinamiento hizo que muchas víctimas no denuncien.

El director departamental de la Felcv, José María Velasco, recurrió a los datos sobre los feminicidios para afirmar que el confinamiento sacó lo peor de la violencia contra las féminas, toda vez que este tipo de delitos se incrementó durante esta gestión, cuando las familias tuvieron que permanecer más tiempo en casa. Desde enero a noviembre se registraron 17 casos en Santa Cruz, mientras que en el mismo periodo del año pasado, fueron 14.

De igual manera aumentaron los feminicidios suicidios; mientras que en 2019 hubo solo un caso, en lo que va del año ya se registran dos y las víctimas son mujeres.

Rossy Valencia, secretaria municipal de Desarrollo Humano, manifestó que el Gobierno Municipal, a través de los Servicios Legales Integrales Municipales y de la Unidad de Víctimas Especiales (UVE) brinda apoyo sicológico, legal y social gratuito a las víctimas de violencia, además de llevar adelante actividades de prevención e impulsar programas de protección (tiene la casa de acogida Ana Medina y el Centro de atención para víctimas de abuso sexual), en el marco de su política de protección a las mujeres y eliminación de la violencia.

Valencia hizo notar que durante los últimos seis años, se atendieron 57 casos de feminicidios en el municipio capitalino, de los cuales 11 ocurrieron este año, además de 34 intentos de feminicidios.

“Si bien no se incrementaron todos los tipos de violencia, los feminicidios sí aumentaron”, dijo Valencia.

Por su parte, Ana Paola García Villagómez, directora de la Casa de la Mujer, informa que hay 28.000 denuncias de agresiones a mujeres en el país. Además, señala que, de los 104 feminicidios ocurridos, más de 70 sucedieron durante el periodo de confinamiento total. “Estos datos corroboran que el tema de la mujer ha sido el último eslabón de preocupación. En ningún momento se evidenció si las mujeres que sufrían violencia tenían que esperar al número de su cédula de identidad, no hubo una información clara”.

También se paralizaron los servicios de salud reproductiva, han discontinuado los métodos anticonceptivos, por lo que se prevé embarazos no deseados.

De acuerdo a los registros de la Casa de la Mujer, durante el confinamiento primó la violencia sicológica y la sexual.

Lida Lozano, directora de Género de la Gobernación resaltó que cuentan con una casa de acogida donde se cuida a las víctimas, pero no es suficiente, por lo que los 104 feminicidios deben hacer reflexionar sobre el trabajo y la prevención a través del sistema educativo, para evitar que los niños sean potenciales agresores. Durante el confinamiento tuvieron que habilitar terapia sicológica online, porque muchas víctimas pedían apoyo.

Comentarios