Escucha esta nota aquí

Por: Eduardo Ruilowa

Solo en el departamento de Santa Cruz, 171 pacientes luchaban este miércoles (12 de enero) desde las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) contra los daños que causa el Covid-19 , de los cuales 147 se encuentran acoplados a un respirador, según el informe del gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado. Sin embargo, médicos de distintos hospitales afirman que, pese al colapso de las UTIs, el consumo de oxígeno es menor en relación a olas pasadas.

Mauricio Martínez, jefe de la Unidad de Terapia Intensiva de la Caja Nacional de Salud (CNS), indica que este hospital no ha tenido déficit de oxígeno debido a que tomaron las previsiones necesarias desde finales de la primera ola en 2020.

“Han instalado súper-tanques reservorios de oxígeno, por lo que no se ha sentido la carencia de este insumo en el hospital desde la primera ola de la pandemia; pese a que el consumo es fuerte en estos momentos porque hay paciente que requieren más aporte de oxígeno que en meses previos, lo que hay abastece”, señaló.

También indicó que todas las camas de las UTI se encuentran ocupadas. Son 47 los pacientes en situación crítica por Covid-19 y 21 los pacientes internados en 'área no covid-19'. Diariamente reciben entre dos y cuatro solicitudes de ingreso a terapias, que, según Martínez, no se pueden atender en su totalidad, pero sí una mayor cantidad que en olas pasadas porque ahora el tiempo de internación es menor; los pacientes reciben el alta en un periodo de tiempo más rápido.

“Hemos aprendido mucho de lo que es el Covid-19 en este tiempo, a un principio dábamos el alta de los pacientes de terapia intensiva con PCR negativa, lo que quiere decir que algunos pacientes se quedaban hasta 60 días internados. Eso ya no ocurre más, debido a que por las normas internacionales se establece que en el día 22 se puede liberar a los pacientes de situación crítica porque ya no tienen poder de infección , y si aún necesitan un ventilador mecánico, se trasladan al área no covid para que no se sienta el colapso que se ha tenido en anteriores olas”, puntualizó.

El director general del Hospital Católico, Hugo Valda, indicó que este nosocomio consume alrededor de una tonelada de oxígeno cada tres días, y que hasta el momento no han sufrido de faltas de abastecimiento de su proveedor.

“El consumo de oxígeno se ha ido incrementando debido al aumento de los pacientes internados en las UTI. Tenemos 30 camas, entre terapia intensiva e intermedia, y ahora estamos con el 95% de ocupación con 20 pacientes intubados y eso hace que se incremente el consumo de oxígeno”, describió Valda.

En la Caja Petrolera de Salud (CPS) el panorama es similar. Según el presidente de la Sociedad de Terapia Intensiva y médico de este centro de salud, Luis Prieto, se tienen 23 pacientes internados en UTI conectados a respiradores mecánicos y alrededor de cuatro solicitudes de internación diarias.

“Los pacientes requieren oxígeno en diferentes grados de necesidad, generalmente entre el 40 por ciento y 80 por ciento de aporte de la máquina, cuando están con más del 70 por ciento se gasta el equivalente a dos tubos de oxígeno por día”, explicó.

Indicó que, por el momento, no hay conflictos con la demanda de oxígeno, pero tiene la preocupación de que esto pueda cambiar si la cantidad de casos sigue aumentando.

“En cada pico de pandemia, cuando la hospitalización ha subido y cuando las camas de terapia intensiva están ocupadas y hay pacientes con solicitudes para ingresar, la demanda de oxígeno es grande. Se puede ir necesitando más y más mientras vaya aumentando el pico, pero, por el momento, tenemos los tanques de aprovisionamiento de oxígeno seco que ayuda bastante”, agregó.

Branko Alfredo Corro, propietario de la empresa proveedora de oxígeno Nitrox, manifestó que la distribución de este elemento aumentó en las últimas dos semanas, pero no se compara al “nivel extremo” de demanda que se presentó en las anteriores olas de la pandemia.

“La demanda ha sido menor, no ha sido tan extrema como en otras olas, aunque todavía, según las autoridades, no hemos llegado al pico. Ya ha empezado el consumo fuerte, pero no es como antes que se vendía toda la producción aquí en la planta. La gente hacía filas para comprar y a veces ni siquiera alcanzaba para llevar a los hospitales”, comentó.

El presidente de la Sociedad Boliviana de Infectología, Juan Saavedra, considera que en las próximas semanas se tendrá un incremento de personas en las UTI, lo que podría causar el aumento de la demanda del oxígeno en el departamento.

“El 5% de las más de 60 mil personas infectadas necesitará UTI, esto sale de las últimas dos semanas epidemiológicas, lo que equivale a 3.000 personas. Por lo general el porcentaje que entra a UTI es del 15% y calculando el efecto protector de la vacuna le estamos poniendo 5% de pacientes que se agravará y entrará a UTI. Creo que esto empezará a verse desde el 15 de enero, aunque ya se ve el incremento de internados en UTI, pero aumentará más en los próximos días porque se infectaron más de 60.000 personas en las últimas dos semanas”, estimó Saavedra.

Comentarios