Escucha esta nota aquí

Mientras que los pacientes con cáncer reposan en una cama en las salas de internación en el Oncológico y otros acuden a sus tratamientos ambulatorios, sus familiares se ven en apuros para conseguir dinero para comprar las recetas y cubrir los costosos tratamientos. Deben comprar hasta las medicinas e insumos que debería proveerles el Sistema Único de Salud (SUS), a través de la farmacia institucional, pero casi nunca tienen la cantidad solicitada.

Los padres de pacientes pediátricos del Hospital Oncológico se encuentran preocupados, ya que la fundación Afanic España, que donaba las quimioterapias para los niños, ya no continuará brindando su apoyo. El proyecto de ayuda llegó a su fin, tras 21 años de servicio voluntario.

La asociación de Familiares y Amigos de Niños con Cáncer (Afanic) es una ONG constituida en Madrid el 27 de octubre de 2000, promovida por los cooperantes españoles, que realizó su actividad en el área de Pediatría del Oncológico. Esta fundación cubrió las necesidades del paciente con cáncer desde su hospitalización, dándole asistencia sicológica, educativa y recreativa, además de lo primordial: garantizándoles el tratamiento de las quimioterapias de los niños que padecen de cáncer.

Y es precisamente por todo el apoyo recibido que los padres de familia se encuentran desesperados, buscando que el Gobierno nacional, a través del Ministerio de Salud y de las autoridades competentes, garanticen que sus hijos tendrán un oportuno tratamiento. Esperan que no solo quede en acuerdos y que a la hora de solicitar algún servicio o medicamentos reciban una negativa.

“Imagínese si en la farmacia del SUS no hay ni jeringas, ni microgoteros, ni sueros fisiológicos que son los más baratos, cómo será de aquí en adelante si Afanic que nos donaba las quimioterapias. Con su ausencia nuestros niños se van a morir porque el Gobierno ni siquiera garantiza los remedios, peor aún será con las quimioterapias”, manifestó una de las madres.

Una de las encargadas de Afanic contó que anualmente recibían una donación de 150.000 euros, enviados de España para continuar cubriendo con los tratamientos de los pacientes con cáncer.

El proyecto era de 21 años, tiempo que ya se cumplió. Afanic empezó cuando la directora vino a Bolivia e hizo el voluntariado en el Oncológico, a su retorno a España fundó Afanic y no se dejaron de cubrir los tratamientos de los niños durante dos décadas.

En ese periodo fueron 1.800 niños los que recibieron tratamiento completo de quimioterapia y de otro tipo para combatir el cáncer. Los padres de quienes sufren esta enfermedad saben que los costos son altos, y que, según algunos de ellos, pueden costar Bs 3.000 que deben pagar al contado.

Es más, el pasado jueves los pacientes beneficiados con el apoyo de la fundación aprovecharon para hacerle un agasajo de despedida, agradeciéndoles por garantizarles sus tratamientos y permitirles seguir con vida.

Desde Afanic indicaron que el Gobierno está destinando recursos y anunció que con el SUS y otras acciones se tratará a los pacientes oncológicos.

La noticia no es esperanzadora para los pacientes y padres que continúan con la batalla contra el cáncer. El jueves recurrieron a las autoridades nacionales, toda vez que los representantes de los padres de familias con pacientes con cáncer se reunieron con personeros del Ministerio de Salud para manifestar las molestias, carencias y problemas a la hora de conseguir medicamentos e insumos, peor aún, no confían que recibirán sus quimioterapias.

A diario los pasillos del Oncológico lucen repletos de pacientes con cáncer, algunos en un estado muy grave y otros iniciando la batalla. Los rostros de los niños y adultos con cáncer lucen agotados y algunos sin esperanza, pero hay quienes a pesar de su enfermedad los alientan, dándoles ánimos para vencer al cáncer y no dejan pasar la oportunidad para pedirles que se aferren a Dios.

Reuniones con el Gobierno

Carmen Villagómez, una de las representantes de los padres que tienen niños con cáncer, indicó que se reunió junto a otros delegados de los familiares, con autoridades del Ministerio de Salud y de la Gobernación cruceña para tratar la carencia de medicamentos y ver cómo se garantiza el tratamiento contra el cáncer de niños y adultos.

“El Gobierno nos ofreció Bs 9 millones para el SUS, pero ese presupuesto no da para nada. En la farmacia nunca hay todos los medicamentos y ahora, peor sin la ayuda de Afanic, con ese dinero es como si no nos dieran nada y los niños corren riesgo de morir”, manifestó Villagómez.

En la reunión con los representantes del Ministerio de Salud les mostró como pruebas algunas recetas de los pacientes, cuyos medicamentos no son entregados en la cantidad solicitada. “Se quedó en volver a reunirnos en enero de 2022 para ver los recursos para las quimioterapias y remedios, que tienen que ser mayores”, explicó.

Por su parte, el director nacional del SUS, Marco Márquez, indicó que actualmente se asigna más de Bs 100 millones para Santa Cruz, pero continuarán reuniéndose con los representantes de los hospitales para analizar en qué se están utilizando los recursos y no se descarta que para 2022 se amplíe el techo presupuestario.

“Se van a realizar mesas técnicas para determinar exactamente si se va subir el techo presupuestario que se asigna cada año a Santa Cruz. Hemos conocido algunos problemas y necesidades, estamos buscando soluciones”, dijo.

Hospital de referencia

El Oncológico tiene más de 40 años de existencia, gracias a la labor voluntaria, comenzando desde el terreno que fue donado.

Son varios los grupos solidarios que trabajan en ese centro y a pesar de los esfuerzos los recursos no son suficientes por los altos costos para tratar el cáncer.


Comentarios