Escucha esta nota aquí

Sí. Luis Fernando Camacho afirmó que los 21 días de paro cívico de 2019, que conllevaron a la salida de Evo Morales del poder por la denuncia del fraude electoral, se destinaron recursos que fueron cubiertos personalmente, pero con un destino específico que no era otro que las labores del Comité pro Santa Cruz y sus actividades como líder de esta entidad cruceña. Algunas de estas acciones fueron develadas en las últimas horas.

"Ratifico en mi declaración: todas las gestiones que se realizaron desde el Comité pro Santa Cruz fueron de mi exclusiva responsabilidad y con mis propios recursos. Nadie más tiene responsabilidad alguna de las acciones de la institución durante el tiempo que tuve el honor de presidirla", fue la palabra del exlíder cívico y hoy cabeza de la alianza política Creemos.

Para Camacho, la lucha de los 21 días de paro fue un movimiento colectivo de millones de bolivianos y de toda Bolivia, "mucho más grande que las acciones que pudimos encarar desde el Comité pro Santa Cruz o desde el Movimiento Cívico Nacional". De esta manera también rechazó las declaraciones del exministro de Gobierno, Carlos Romero, quien afirmó que hay una lista de 300 personas que financiaron la movilización cívica.

Por su parte, Zvonko Matkovic, exvicepresidente cívico y hombre cercano a Camacho, recordó que la labor de Camacho fue más allá de los 21 días y no solo en Santa Cruz, ya que se hicieron viajes al exterior para presentar los indicios de fraude ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y otros organismos internacionales.

Camacho fue tres veces a La Paz durante los 21 días, y el costo de los pasajes fueron cubiertos por su persona, así como la estadía en el hotel luego de su ingreso (en la tercera oportunidad), cuando llevó la carta y la Biblia. Además en el interior del Comité existieron gastos de agua y alimentos para los jóvenes de la Unión Juvenil Cruceñista y los voluntarios, según reseñan desde el entorno de Camacho.

"No nos olvidemos de las tarimas de los cabildos que también tuvieron un costo", agregó Matkovic, a tiempo de exponer que es innegable que el paro fue un movimiento histórico ciudadano, donde todas las personas asumieron el costo y el sacrificio de parar con el objetivo de vivir en democracia.

"Durante los 21 días los mismos vecinos se acuotaban y hacían sus ollas comunes. Unos llevaban el pollo o la carne y otros el arroz, el pan, etc. Fue un verdadero movimiento del pueblo que demostró su unidad", puntualizó el miembro de la alianza Creemos.

Respecto a la supuesta lista de 300 financiadores del paro que maneja Carlos Romero, desde el entorno de Camacho recordaron que esta situación de contar con nombre de personas es algo que ya tiene negros precedentes. 

"No nos olvidemos que en el 2009 armaron el falso caso terrorismo y utilizaron sus famosas listas para extorsionar y perseguir a los cruceños. Un ejemplo de ello es el funesto fiscal Sosa, que se encuentra prófugo", apuntó Matkovic.