Escucha esta nota aquí

Los fuertes vientos que azotan el departamento reactivaron el incendio que estaba bajo control en la reserva de Copaibo, ubicada en el municipio de Concepción. Ahora el fuego dejó de ser rastrero y avanza sobre la copa de los árboles, lo que lo vuelve mucho más peligroso para los bomberos y más difícil de controlar.

De acuerdo con el reporte del responsable de Gestión de Riesgo de la Alcaldía de Concepción, Ray Galvis, las llamas se reactivaron en la parte sur de la reserva, por lo que el domingo unos 120 bomberos fueron desplegados hasta el lugar, a fin de intentar sofocarlas por tierra. 

También se están coordinando operaciones aéreas, toda vez que el fuego ya no avanza sobre los pastizales, sino que es que es “de copa”, como llaman técnicamente los bomberos a los incendios que cubren los árboles. “Este tipo de fuego es mucho más peligroso y más difícil de controlar”, insistió Galvis.

La situación preocupa, ya que el fuego amenaza a la localidad de Piso Firme y se acerca a la jurisdicción del municipio de San Ignacio de Velasco, por lo que más de un centenar de brigadistas, entre militares, bomberos y funcionarios públicos especializados, extreman labores para frenar el avance de las llamas.

Según la Gobernación, el domingo habían 22 incendios forestales en todo el departamento cruceño. En lo que va del año más 770.000 hectáreas de vegetación han sido consumidas por los incendios.