Escucha esta nota aquí

Para no dejar sin atención a los pacientes con síntomas de Covid-19, el hospital Francés habilitó un espacio, con dos camas, en el Servicio de Emergencias, que casi siempre están ocupadas, y días atrás los médicos tuvieron que improvisar un espacio fuera de la sala de maternidad para atender un parto de una mujer que había dado positivo a coronavirus.

No son las mejores condiciones para afrontar el Covid-19 a dos meses de su llegada a Santa Cruz, lo que, según el personal del centro, no solo está poniendo en riesgo a los médicos y profesionales de sala de urgencias, sino a todo el hospital. Prueba de ello es que dos médicos (un residente y uno de planta) y una enfermera ya resultaron contagiados y otros cinco funcionarios cumplen aislamiento a la espera de los resultados de las pruebas.

Esta situación movió a la dirigencia médica del nosoconio a exigir a las autoridades competentes su atención para la habilitación de una sala de aislamiento que reúna las condiciones, además de apoyo para la implementación del plan de contingencia. También piden soluciones para suplir las bajas y la dotación de materiales de bioseguridad. 

El médico Mario Huanca, ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de la Salud Pública (Sirmes), expresó su preocupación por esta realidad, que ha sido plasmada en el pliego de peticiones presentado a las autoridades. El galeno explicó que la ubicación del espacio de Covid-19 en Emergencias pone en riesgo a todo el personal, toda vez que, debido al diseño y funcionamiento del centro, el personal de alguna forma pasa por el servicio de urgencias; por lo que urge la habilitación de una sala de aislamiento adecuada y con el equipamiento necesario. 

También ven necesario que se designe a un profesional epidemiólogo para que ayude en la implementación de un plan de contingencia, el mismo que debe contemplar situaciones propias del hospital que recibe pacientes de provincia, que acuden con sus familiares.

Otro de sus pedidos es la dotación de materiales de bioseguridad, toda vez, según el representante médico, se provee solo al personal que atiende a los pacientes sospechosos y positivos de coronavirus, a quienes se les entrega gorros y a “mucha insistencia” se les da mamelucos y barbijos. El resto de personal solo recibe barbijos quirúrgicos, por lo que médicos y enfermeras se ven obligados a comprar sus materiales de protección.

Las bajas también les preocupa, pues para suplirlas no solo deben echar mano de otras áreas, sino que quienes ingresan en aislamiento tienen problemas con las bajas médicas por problemas administrativos.

Para hoy esperan la visita de una comisión conformada por el Fesirmes, el Sedes y la Alcaldía, en la que esperan tener alguna respuesta a sus pedidos.

Comentarios