Escucha esta nota aquí

De los dos mil comerciantes que diariamente trabajaban cuando no había cuarentena, la mitad ha vuelto a abrir sus puestos en el mercado Mutualista. Todos corresponden a la categoría de artículos de primera necesidad: verduras, frutas, carnes y abarrotes. 

El 23 de abril el mercado fue cerrado debido al hacinamiento, falta de cumplimiento de medidas de bioseguridad y aumento de precios. Clientes como Alexander Saúl Urquieta cuentan que algunos vendedores de celulares y accesorios abrieron, contraviniendo las normas. "Eso no es producto de primera necesidad. Por culpa de esos irresponsables pecaron todos", dice. 

Oscar Montaño, director de Abastecimiento y Servicios del municipio, asegura que también había demasiados ambulantes que entraban y salían de este centro de venta. 

"La norma es clara. Si la gente no cumple, no hay sanción económica. Directamente se cierra el centro de abastecimiento. Ellos presentaron un nuevo plan, una forma de trabajo y hoy en la mañana fui y vi que están cumpliendo. Incluso escuché a una señora que le decía al cliente que no se acerque", asegura el funcionario. 

Hay barreras en el tercer anillo para crear puntos de ingreso y de salida y así evitar las aglomeraciones. Funcionan las cámaras de desinfección, si bien ya las había antes de la clausura. 

En cuanto a los otros comerciantes, el funcionario Montaño dice que se van a regularizar todos los mercados, no solo el Mutualista. "Vamos a tener que vivir con el virus. Tendremos que cumplir con la prevención en todas las instituciones, en colegios, en restaurantes. Como todos los otros, en algún momento abrirá el mercado Florida. Hay una disposición nacional para que desde el 10 de mayo sea todo un poco menos estricto". 

Sandro Delgadillo vende juguetes en el Mutualista. Es dirigente de la Asociación 23 de Septiembre. "El Mutualista merecía reabrirse. El problema es que no se batalla contra los ambulantes. Siguen alrededor. Ese ha sido el gran problema. No se quiso solucionar, que es diferente", comenta. 

"En cinco días más vamos a abrir los rubros. Esas son las condiciones. De a poco. Se verá en qué estado está el país y el departamento para ver si abrimos seis o siete horas. Tiene que volver a abrirse la economía de a poco", comenta el dirigente. 

Como él, Marcela, que vende sandalias, y está afiliada a la Asociación 15 de Mayo, no ha podido desempeñarse normalmente durante toda la cuarentena. "Vivo en la Pampa de la Isla y tengo mi puesto en el Mutualista. Un día quise ir a sacar mercadería porque mis clientes podían ir a recoger a mi casa, pero me lo impidieron. Pese a que somos dueños del puesto no pudimos entrar. Solo nos toca esperar y ver si van a permitir abrir las tiendas", comenta.