Escucha esta nota aquí

Una inesperada crecida del río Piraí sorprendió el lunes a los habitantes de San Lorenzo, comunidad del municipio de San Pedro, de la provincia Santistevan, que ya han sentido las fuerzas de las aguas, algo que hasta anoche se esperaba con temor en la localidad de Hardeman, ubicada más al norte de esta comuna del norte. 

Los informes preliminares  dan cuenta de que hay unas 46 familias afectadas por las aguas. El desborde del afluente dejó a la intemperie a los pobladores, ya que sus casas se llenaron de agua, además de llevarse sus animales (gallinas, patos y chanchos) y anegaron los chacos cultivados de soya, maíz y sandía, entre otros productos.

“Ayer (por lunes) en la tarde nos ha sorprendido, en menos de dos horas se ha llenado de agua la casa en el pueblito de San Lorenzo, no solo a mí. Se ha llevado los pollos, chanchos, todo se lo ha llevado”, expresó  Alberto Puma, uno de los afectados, al indicar que los cultivos fueron dañados  y “ahora no quedó nada para cosechar”.

Angustiado y preocupado también se mostró Peregrino Choque, un agricultor que se vio afectado por las aguas del Piraí. “Estoy preocupado por la soya que estamos perdiendo los del sindicato San Isidro, Chichas, San Lorenzo y Remates, toda la soya está bajo el agua, ya no sirve para nada y no sabemos de dónde vamos a sacar para pagar las deudas que tenemos”, dijo.  

Alcaldía
El alcalde de San Pedro, José Rojas, indicó que otra localidad que está en alerta es Hardeman, donde anoche observaron que las aguas estaban cerca del pueblo. Informó que la maquinaria de la Alcaldía se encontraba trabajando en el dique de protección donde tiene previsto cerrar todos los accesos para que las aguas no ingresen.
Rojas señaló que si las aguas ingresan a Hardeman, serían 90 familias las afectadas y que en la comunidad de San Lorenzo se han evacuado 46 familias.

Ayuda
El alcalde Rojas, la noche del lunes, llegó con víveres para los damnificados de San Lorenzo. La autoridad entregó 12 quintales de arroz, siete quintales de fideo, azúcar, té y sal. Para llegar a la comunidad damnificada, la brigada municipal se trasladó por la ciudad de Montero y  Santa Rosa del Sara. Por otro lado, hoy se desplegará más maquinaria a Hardeman para trabajar en el dique.

Yapacaní
Mientras tanto, en Yapacaní, las autoridades municipales esperan un informe técnico sobre los daños causados por el desborde de los ríos Ichilo y Yapacaní, que afectó a unas 40 familias, evacuadas el mismo día del turbión, el domingo. Se informó que los concejales, que sesionaron ayer, esperan la evaluación que están elaborando los técnicos de la Alcaldía y de la Subgobernación para decidir si se declara zona de desastre. 

Comentarios