Escucha esta nota aquí

El poder local, basado en la Gobernación y la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra (la de mayor presupuesto de todo el país), fue estable por 15 años en los que los nombres de Percy Fernández y Rubén Costas se repetían. 

Impedidos por la Constitución de reelegirse a sus cargos, esos puestos públicos tendrán nuevos titulares y el voto cruceñista, que representa entre un 60 y 70%, tendrá varios postores en un escenario en el que el MAS ha registrado un crecimiento de votación en varias provincias cruceñas. 

En ese sentido, Manfredo Bravo, politólogo, cree que la Gobernación corre más riesgo de teñirse de azul y negro que el principal municipio del departamento.

Se estima que a escala departamental compitan Demócratas, Creemos, UCS, Sol, SPT, Creemos y el MAS. Armando Barbery, alcalde de San Javier y vicepresidente de la Asociación de Municipios de Santa Cruz, explica que las alcaldías llegan con las arcas vacías a la elección, debido a la caída de los recursos de coparticipación tributaria, lo que pondrá en desventaja a los alcaldes de provincia que busquen la reelección, ya que este año no han podido hacer gestión. 

Él fue el primero en alertar a los partidos de bloque opositor que deben unirse si no quieren sorpresas como las del 18 de octubre, ya que, pese a que es una elección distinta, el MAS ganó en 36 de 56 alcaldías que tiene el departamento.

“Y 10 de 15 provincias”, añadió Adriana Salvatierra, exsenadora del MAS. Explicó que su partido es la única fuerza capaz de estar en los 339 municipios y los territorios indígenas y que además se ha visto fortalecido por liderazgos locales surgidos en el año que estuvieron fuera del poder. 

A través de reuniones departamentales y provinciales, el MAS irá definiendo candidaturas. Para ella, el gran reto en Santa Cruz es cambiar la imagen de resistencia al poder local que tiene el MAS hacia los poderes locales, para traducir el proceso de cambio a claves cruceñas y representar realmente a Santa Cruz. 

El nombre de Salvatierra fue mencionado en una lista de precandidatos, junto al de Reymi Ferreira (Alcaldía), Mario Cronenbold y Rolando Borda (Gobernación). Ella dice que debe ser el partido el que defina.

El que ya es candidato fijo es Johnny Fernández, que va por la Alcaldía capitalina y anuncia que UCS presentará candidatos en todo el país. Eso significa que la alianza con Creemos puede disolverse, ya que era para la elección nacional. 

La sigla de Luis Fernando Camacho ha solicitado una personería al Tribunal Supremo Electoral, pero es probable que tenga que cambiar de denominación para participar de las elecciones autonómicas, fijadas para el 7 de marzo. El martes por la noche estaban reunidos definiendo esta situación.

En Demócratas, según Vladimir Peña, están decididos a ir por al menos 300 alcaldías y todas las gobernaciones del país. Explicó que todas las candidaturas serán definidas de forma autónoma por cada circunscripción. 

No está definido aún si Rubén Costas buscará la Alcaldía capitalina o si Jeanine Áñez va por la Gobernación de Beni, pero asegura que el gobernador cruceño tendrá todo el apoyo partidario. Hasta el 10 de diciembre, fecha en que cierra la inscripción de candidatos a esta lista de “invitados”, se pueden sumar partidos y alianzas como Comunidad Ciudadana, ADN y varias siglas con presencia nacional.