Escucha esta nota aquí

“No puedo salir ahora, no tengo tiempo”, grita un hombre desde un cuarto de su vivienda cuando una brigada médica toca su puerta para averiguar si alguien de la familia presentó síntomas de coronavirus y darles atención oportuna. El hombre ni siquiera asoma y vuelve a gritar: “No voy a salir”.

Bajo un sol abrazador, los médicos agradecen y avanzan hacia otro domicilio. Ocurrió el viernes en Paurito (Distrito 14), hasta donde se desplegaron las brigadas de salud para detectar casos de Covid-19, en el denominado rastrillaje casa por casa, que puso en marcha la Alcaldía Municipal para controlar el avance del coronavirus en Santa Cruz de la Sierra.

A pesar de la indiferencia de algunos vecinos, la gran mayoría les da un buen recibimiento, lo que permitió alcanzar el objetivo del Plan Todos por la Vida, que es la detección y atención oportuna de posibles afectados.

Así lo reflejan los datos estadísticos. Solo en los últimos dos meses; es decir, en la segunda fase del plan, las brigadas detectaron 45.014 personas con síntomas de coronavirus, o sea, vecinos que manifiestan tener síntomas leves y moderados de la enfermedad y son considerados casos sospechosos.

El plan se inició en abril, cuando asomaba la tormenta del coronavirus y los hospitales comenzaban a saturarse, en medio del temor de gente. Llevar asistencia a los barrios permitió un mejor control de la enfermedad y, debido a los buenos resultados, las autoridades decidieron darle continuidad, esta vez sumando la detección de casos de dengue, en esta segunda fase.

Según datos de la Alcaldía, desde abril hasta la fecha las brigadas llegaron a más de 2,2 millones de vecinos (1.700.734 en la primera fase y 500.606 en la segunda etapa) en distintas zonas de la ciudad y en ese lapso se entregó 114.187 kits de medicamentos.

Recepción a los médicos

En los barrios hay todo tipo de reacciones ante la visita de los brigadistas. Aunque en la mayoría de las viviendas los reciben con cordialidad, hay vecinos que incluso se molestan cuando los ven llegar. Así lo constató EL DEBER, que acompañó el viernes a un grupo de brigadistas en su recorrido.

En el rastrillaje del viernes en Paurito, después de dejar medicamentos en una vivienda, los médicos vuelven a tocar la puerta de otra casa. Una mujer decide salir. Se trata de Luz María y escucha atenta el procedimiento para tomar los medicamentos. Ella vive en el barrio 10 de Mayo de Paurito y tras escuchar las instrucciones, las vuelve a repetir para asegurarse que entendió bien.

“Está bien que vinieron. En este barrio casi nadie enfermó. Estamos alejados del centro, donde la gente se aglomera en todos lados. Aquí vivimos más distantes”, dice María.

Otro vecino, Jaime Black, que vive en el barrio La Fortuna, dice que en su casa viven siete personas y ninguno enfermó. “No sabemos si en el barrio alguien enfermó porque no compartíamos mucho con los vecinos. Aquí en casa tomamos con frecuencia mates de jengibre, no sé si ayuda, pero no enfermamos hasta ahora”, remarca.

En otra cuadra, una señora de edad avanzada está justo en la puerta, pero no quiere atender a las brigadas. “No conozco esa enfermedad. Aquí en casa todos estamos sanos, para qué los vamos a recibir”, dice.

El doctor Pedro Alarcón, uno de los médicos que conforma una brigada, reconoce que hay hogares donde ni siquiera salen a ver quién toca su puerta, pese a que se escucha que hay gente en el interior.

Cree que quizás se deba a falta de información sobre la enfermedad, indiferencia y por desconocimiento a los medicamentos.

“Hay otros que nos atienden, pero dicen que dudan de la enfermedad o de los medicamentos. Así que les tenemos que explicar bien y tenemos que tratar de convencerlos de la situación para que se cuiden. Esto nos pasa más cuando son lugares muy alejados del centro, donde tienen más dificultades para acceder a farmacias”, cuenta el galeno.

En el rastrillaje que realiza otro grupo de brigadistas, sale una mujer junto a su hija. Se trata de Benita Pérez, quien pide que le dejen medicamentos, pero después de recibirlos dice que está embarazada, por lo que una doctora le aclara que ella no puede tomarlos, pero sí sus familiares en caso de que presenten síntomas.

Y es que los médicos llevan kits de medicamentos, consistentes en Ivermectina, Ibuprofeno y otros remedios, además de formularios que hacen firmar a los pacientes que reciben las dosis.

Oriana Contreras fue otra de las vecinas que fue atendida por las brigadas. Contó que toda su familia enfermó de Covid-19, pero que recibieron atención médica por teléfono, precisamente de un médico brigadista.

“Una brigada pasó hace algunos meses por la casa de una prima. Ella estaba con síntomas y le entregaron medicamentos. Ahí pidió el número de teléfono del médico Elías Miranda y cuando mi familia enfermó recurrimos a él, que nos atendió sin mayores problemas. De verdad estoy agradecida, porque sin conocerme respondía cualquier consulta”, cuenta.

Una de las doctoras, María Elena Camacho, dijo que en su recorrido este este viernes por alrededor de 20 viviendas, no identificó a ninguna persona con síntomas de Covid-19, aunque se encontró con vecinos que manifestaron que quedaron con secuelas después de vencer la enfermedad, como dolor de espalda y dolor de cabeza, además de resfrío tipo alergia.

“La gente generalmente nos atiende, nos recibe bien. Son escasas las personas que dicen que no quieren escucharnos. Algunos incluso nos hacen pasar a sus casas y nos hacen consultas”, cuenta la galena.

Acción contra el dengue

Entre los brigadistas, también hay funcionarios que visten chalecos de color naranja y son los que se encargan de informar a los vecinos sobre la eliminación de criaderos del mosquito Aedes agypti, transmisor del dengue, zika y chinkunguña.

De forma paralela, el Gobierno Municipal también está levantando las llantas que se encuentran en la vía pública y son uno de los principales reservorios de larvas del vector.

En solo 23 días, es decir, desde el 27 de octubre hasta 11 de noviembre, se alzaron 25.950 llantas 11 distritos de la ciudad, según el último informe del Gobierno Municipal.

La Empresa Municipal de Aseo de Santa Cruz (Emacruz) comanda esta tarea. Su gerente Johnny Bowles explicó que diariamente se recolectan entre 1.000 y 1.500 llantas, pero con la ayuda de las diferentes unidades duplican la cantidad.

Datos del rastrillaje

En la segunda fase del rastrillaje, las brigadas igualmente encontraron a 8.263 personas que aseguraron haberse recuperado del coronavirus.

Las brigadas también están llegando a los centros de abastecimiento de la ciudad. En tres meses de trabajo se llegó a 83 mercados, alcanzando a 43.911 comerciantes. Se realizaron 2.048 pruebas rápidas de coronavirus y se repartieron 12.295 kits de medicamentos, de acuerdo con el informe municipal.

Estas brigadas atienden a los vecinos por los síntomas que presentan, por lo que la mayoría de estos casos no ingresa al conteo oficial del departamento a cargo del Servicio Departamental de Salud (Sedes), que por recomendaciones del Ministerio de Salud incluye solo los casos confirmados por pruebas de PCR.

Según estas estadísticas, en lo que va de la pandemia, Santa Cruz registró más de 44.600 casos de coronavirus, más de 4.370 decesos y más de 39.400 recuperados.

Fumigan y destruyen criaderos en los distritos con mayor presencia del mosquito Aedes Aegypti

La lucha contra el mosquito Aedes aegypti, transmisor del dengue, zika y chikunguña, toma impulso.

La Gobernación y la Alcaldía iniciaron la fase de fumigación y destrucción de criaderos de mosquitos en la ciudad, concentrando las labores en los distritos con mayor índice de infestación larvaria, es decir, en las zonas que tienen mayor presencia de larvas de mosquito, como son los distritos 14,9, 13, 6, 15, 12, 4 y 7.

Además, en otros distritos las brigadas están llegando con información a los vecinos, a quienes les enseñan cómo eliminar al vector. También se procede a la fumigación. Este es el caso del distrito 11, donde este sábado se desarrollaron este tipo de tareas, concretamente en el barrio 27 de Mayo.

Las labores de eliminación del mosquito han sido reforzadas ante un posible aumento de los casos de dengue, producto del alto índice de infestación larvaria en la ciudad, que pueda lugar a la proliferación del vector.

Según el Servicio Departamental de Salud (Sedes), en lo que va del año se registraron 4.867 casos positivos de dengue, casi todos en los primeros meses de la gestión.