Escucha esta nota aquí

Luego de intensos rastrillajes, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) ha logrado detectar pistas sobre el lugar donde permanecería oculto el recluso condenado a 30 años de cárcel por asesinato, el boliviano Richard Valencia Flores, que la semana pasada protagonizó una fuga de la cárcel más segura de Bolivia, Chonchocoro de La Paz, junto al brasileño Concepción da Silva Italo, que formaba parte del Comando Vermelho de Brasil y ha sido sentenciado a 20 años.

El 5 este mes, el brasileño y el boliviano lograron persuadir a un policía encargado de seguridad de la puerta principal del penal, a quien supuestamente le entregaron dinero para después escapar. Cuando se los llamó a lista a las 7 de la mañana del día siguiente, ninguno contestó y desde ese momento se descubrió que habían fugado y se inició la movilización policial.

El brasileño fue recapturado horas después, cuando caminaba como cualquier ciudadano por una calle del barrio Villa Fátima de La Paz. Desde ese día las fuerzas del orden extreman esfuerzos en busca del boliviano sentenciado a 30 años.

A casi siete días de la fuga, la Policía desarrolla acciones para acudir a un lugar de La Paz donde se tiene conocimiento que el sujeto está escondido.

El director nacional de la Felcc, coronel Alberto Aguilar, reveló que lo último que se llegó a establecer es que Richard Valencia Flores, que purga condena de 30 años era un recluso reservado, uno de los más solitarios, que casi no compartía ni conversaciones con los otros internos. 

Pero además, en el penal de Chonchocoro no se registraron visitas de familiares ni de amistades desde que fue encarcelado.

“Por los datos de registro era un interno solitario y nadie podía imaginar que se dé modos para preparar su fuga; menos aún que llegue a persuadir a un policía de seguridad”, aseguró Aguilar.

Un sargento a la justicia

Tras su recaptura, Concepción da Silva Italo declaró cómo fugó con Richard Valencia Flores. Dijo que pagaron Bs 3.000 a un sargento encargado de la seguridad en la puerta principal de Chonchocoro. Su testimonio, desvirtuó versiones en sentido de que fugaron atravesando los muros del penal más seguro de Bolivia e incluso levantaron calaminas.

La Felcc detuvo al sargento y lo puso a disposición de la Fiscalía. Ya fue citado a prestar declaraciones dentro de investigaciones de la Felcc por favorecimiento a la evasión.

Comentarios