Escucha esta nota aquí

Pasó lo peor, pero los incendios no cesan. El director del Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), de la Gobernación de Santa Cruz, Enrique Bruno, afirmó que, si bien las lluvias y la humedad ayudaron a paliar la situación, la declaratoria de desastre departamental no finalizó e indicó que el Gobierno sí dio “un cierre” a esta situación.

“Tenemos conocimiento que se hizo un acto y se retiraron aeronaves (desplegadas por el Gobierno central), pero nosotros vamos a trabajar hasta el final con los grupos que tenemos. Sabemos que las Fuerzas Armadas (FFAA) continúan trabajando desde sus bases y también los grupos voluntarios”, manifestó Bruno.

Según Bruno, hay 10 incendios que se reactivaron en el departamento (cinco en Concepción, dos en San Rafael, uno en San Ignacio de Velasco, uno en El Carmen Rivero Tórrez y uno en Vallegrande.

Las demás quemas registradas son chaqueos controlados, que se encuentran en las zonas productivas.

Vale mencionar que los chaqueos y quemas de cualquier índole están prohibidos y la Fiscalía lleva adelante investigaciones para dar con los autores de las quemas e incendios forestales, de acuerdo con el informe del fiscal departamental, Mirael Salguero.

La Gobernación anunció que mañana reunirá a las unidades de respuesta para hacer una evaluación del desastre y de los materiales y equipos con los que cuentan para combatir los incendios.

Mientras esto sucede en Santa Cruz, el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, elogió el trabajo realizado hasta la fecha y apuntó que las FFAA estuvieron a la altura de la situación (pese a que el fuego afectó a más de 3,5 millones de hectáreas, según datos estatales), ya que se hicieron 5.000 operaciones aéreas, terrestres y no se registró ningún accidente.

Zavaleta intervino en el encuentro de aniversario de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB). En las operaciones se preservó la vida de los compatriotas y prueba de ello es que no se lamentó una sola baja del personal militar, ni una sola comunidad abrazada por el fuego, porque las FFAA y la FAB estuvieron al llamado de la sociedad y los municipios damnificados, manifestó el ministro.

Sin embargo, las declaraciones de Zavaleta fueron contradichas en más de una ocasión por autoridades, grupos indígenas y ambientalistas que aseveraron que las pérdidas en las zonas afectadas son incalculables en materia de biodiversidad, comercio, turismo, salud y otros aspectos que van más allá de la integridad de los equipos estatales.

Se retiran con honores

Asimismo, la unidad ejecutora de apoyo desplazada por el Gobierno argentino fue despedida con honores ayer en Santa Cruz. Los 238 integrantes de la comisión (entre brigadistas y encargados de logística) conocida como ‘Cascos blancos’ cumplieron labores de combate al fuego en el municipio de Concepción (donde también fueron homenajeados), principalmente.

El capitán Miguel Ángel Alonso, agregado de Defensa de la embajada de Argentina en Bolivia dijo que sus hombres y los 45 vehículos dispuestos trabajaron bajo la tutela del Ejército boliviano y agradeció el afecto y la cordialidad recibida en Bolivia. Añadió que en temas de cooperación no deben existir fronteras.