Escucha esta nota aquí

La angustia de tener a un ser querido postrado en una camilla, en terapia intensiva de un hospital y con su vida comprometida aquejado por el Covid-19, es uno de los cuadros más terribles que puede vivir una familia que, además, se expone al contagio en su desesperación de ayudar al enfermo.

En Santa Cruz, han pasado casi 100 días desde que se dio el primer caso el 10 de marzo. Ahora, los pacientes confirmados por laboratorio suman a 12.725, un número que bien puede ser mayor debido a que se conoce de personas que no se han realizado la prueba PCR pero que presentan síntomas y otros que sí han sido revisados clínicamente, pero después de varios días, aún esperan por el resultado de sus pruebas debido a la saturación que hay en los centros que se encargan de procesar las muestras.

Hay reportes de pacientes graves que necesitan del plasma hiperinmune, una técnica que mejora las posibilidades de que un enfermo en fase crítica pueda salir de terapia intensiva. Es aquí en donde la desesperación por conseguir un donante hace que los familiares realicen todo tipo de acciones.

Se pudo constatar que hay personas en las puertas del Banco de Sangre con carteles y fotografías en mano de sus parientes enfermos para intentar sensibilizar a potenciales donantes.

Hay otros que pasan horas en las redes sociales buscando algún dato o referencia que permita ubicar a un donante por lo que llaman uno por uno o envían decenas de mensajes con la esperanza de obtener una respuesta favorable que permita aumentar las esperanzas. 

Los grupos de WhatsApp de donantes o de personas que buscan ayuda también han proliferado. Sin embargo, las autoridades han pedido a los familiares tomar sus recaudos para evitar ser víctimas de estafas y engaños.

El Ministerio Público a través de su coordinadora Crushenca Patroni, indicó hace unos días, que se sabía de personas inescrupulosas que, tratando de aprovecharse de la necesidad, ofrecen plasma como un producto de comercio, algo que está prohibido por ley. 

En Santa Cruz hay 3.379 pacientes recuperados, según datos del Ministerio de Salud que en días pasados lanzó la campaña 'Tu decisión da vida'. En ella se explicó que cada donante puede ayudar hasta cuatro personas por lo que, si se toma en cuenta las cifras, en caso de que todos los recuperados pudieran donar, se podría ayudar a 13.516 enfermos. 

Se debe tomar en cuenta sin embargo, que no todos son aptos y que se deben cumplir requisitos que ha dado a conocer el Banco de Sangre como el ser mayor de 18 años, contar con dos negativos de Covid-19 y no tener enfermedades crónicas.

Hasta el lunes 15 de junio se habían realizado 112 donaciones de plasma hiperinmune, dos de ellas voluntarias y las 110 restantes fueron de personas llevadas por familiares de los enfermos.