Escucha esta nota aquí

Cada vez que hay un aterrizaje, hay que avisar para que alguien aparte a los animales y vehículos con material de construcción de la pista del antiguo aeropuerto de San Ignacio, que más parece una vía pública.

Desde hace tres meses, justo cuando todos estaban en campaña electoral, los terrenos aledaños al aeropuerto fueron avasallados. Hoy, según constató EL DEBER, las casas que eran de lona, ya empiezan a erigirse con ladrillos y cemento, sin que las autoridades las retiren del lugar.

Lamentablemente se usó de forma política. Legalmente es para equipamiento, como establece una ley municipal, aunque la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) dice ser la propietaria; sin embargo, hasta la fecha no ha presentado documentos”, explicó Roly Franco, concejal saliente.

Según Franco, personal legal de Aasana se comunicó con autoridades municipales para decir que velarían por la seguridad del aeropuerto. “Pero no han impugnado la ley con la que declaramos propiedad municipal ese terreno”.

Los habitantes lamentan que se aprovechara la campaña, “el alcalde andaba en campaña, no se iba a atrever a desalojarlos, y el alcalde ganador hizo campaña con la tierra. Fue lamentable el uso político”, dijo uno.

Franco aseguró que Moisés Salces ya inició un proceso en la Fiscalía a quien inició los loteamientos, por sugerencia de asesoría legal. “Es gente que ni siquiera vive ahí”, criticó.

Personal de Aasana dijo a EL DEBER que se está haciendo la defensa de los espacios ante la Fiscalía. “Los vamos a sacar, así tengan edificios”, dijo uno de los funcionarios que no quiso identificarse y lamentó que la Alcaldía entorpezca las gestiones de desalojo con su ley municipal.


Comentarios