Escucha esta nota aquí

Claudia Mercado es una de las diseñadoras de joyas y accesorios de mayor renombre en el país. Ha conseguido que su estilo sea reconocido por la belleza de los mismos y porque utiliza materiales finos y tradicionales.

Cuando regresó a Santa Cruz, luego de estudiar en el exterior, trabajó un año en joyería Anahí y luego decidió crear su propia marca, que lleva su nombre. El sello que imprime en sus originales creaciones, está respaldado por la pureza de lo que rescata para adaptar o ensamblar en cada producto.

Elabora aros, anillos, collares, manillas y carteras. La materia prima que emplea son plata, bronce, alpaca, diversos tipos de piedras semipreciosas, además de madera, cuero, semillas, huesos y tejidos de saó que está teniendo mucha aceptación en el mercado nacional e internacional.

Siente mucha satisfacción al ver su obra concluida y cree que el trabajo artesanal de Santa Cruz debe recibir más promoción y valor.

El año pasado fue seleccionada por la productora Warner Bros. para representar a Bolivia en la elaboración de los icónicos brazaletes de la Mujer Maravilla, junto a diseñadoras de toda Latinoamérica.

Valoraron en su trabajo la utilización de materiales regionales y el aporte laboral y creativo de las mujeres campesinas.

En dichos brazaletes destacaban los tejidos de saó, que simbólicamente le daban poder a quien los llevaba en sus muñecas.

Ser parte de esta aventura en la meca del cine la catapultó a un sitial de renombre, entre los diseñadores bolivianos.

Claudia dice que le gusta combinar colores contrastantes y al momento de diseñar se inspira en la naturaleza.

Expresa que disfruta de su trabajo en todas las etapas de la creación. También le gusta ir a las comunidades campesinas, como Urubichá y Paurito, donde encuentra los materiales adecuados para incorporar a sus obras.

“Hay tanta belleza y creatividad en el campo, que algunas veces los diseños se quedan chicos para plasmar todo lo que ve”, comentó esta diseñadora de accesorios.

Comentarios