Escucha esta nota aquí

La Empresa Municipal de Aseo de Santa Cruz dio  inicio este jueves a la campaña ‘Santa Cruz te quiero limpia’, que incluye la eliminación de microbasurales, el retiro de escombros, de restos de poda y de otros residuos como llantas, que se acumulan en diversas zonas de la ciudad. La campaña se extenderá hasta fin de mes.

El gerente de Emacruz, Johnny Bowles, señala que ya se tienen identificados los microbasurales que existen en la ciudad para trabajar en su limpieza. “Comenzaremos desde el segundo anillo hacia fuera, avanzando por las radiales”, adelanta.

Bowles recuerda que, en algún momento, “llegamos a tener 3.500 puntos (donde se depositaba la basura) y ahora son unos 1.500”. La limpieza de estos espacios reforzará el servicio de recogida de basuras que, de manera constante, se realiza.

Bowles pide a los vecinos que respetan los días establecidos para sacar la basura. Los lunes, miércoles y viernes corresponde a la zona norte; mientras que, en la zona sur, se disponen los martes, jueves y sábados. 

Además, la zona centro, hasta el segundo anillo, mantiene el servicio nocturno que se realiza al concluir cada jornada. El servicio se complementa con la atención focalizada a los centros hospitalarios y restaurantes.

Como parte del trabajo para mantener limpia la ciudad, se han dispuesto siete centros de acopio temporales para recibir los restos de poda y escombros. Estos puntos se distribuyen por toda la ciudad y ayudará a los vecinos para que eliminen la basura que guardan en sus casas.

La colaboración de la población es fundamental para el resguardo de los espacios públicos. La ley municipal 295 contempla sanciones a las personas que echa la basura  a la calle. Las multas varían desde el medio salario hasta los 19 salarios mínimos, dependiendo de la gravedad.

Bowles remarca dos actitudes que, de modo reiterado, inciden en la suciedad de las calles. Por un lado apunta a los carroceros que vacían sus cargas en los microbasurales; y por otro, algunos comercios de comida que sacan su basura a la calle y, sobre todo en las radiales, los dejan al borde de los canales con el riesgo de caer en ellos.