Escucha esta nota aquí

En Bolivia, 116 de cada 1.000 mujeres de entre 15 y 19 años se embarazan debido a la falta de educación sexual y al limitado acceso a métodos anticonceptivos. A pesar de tener una estadística bastante alta respecto a otros países de Latinoamérica, desde el 2015, los casos reportados de embarazos en adolescentes han ido disminuyendo de 87.416 a 47.212 en la gestión 2019.

Según datos estadísticos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Bolivia solo el 12,5% de las adolescentes y jóvenes usa algún método anticonceptivo.

El 26 de septiembre se celebró el Día Mundial de la Prevención de Embarazos Adolescentes. Por ello, Bayer junto a la doctora Brenda Morales Azcárraga - especialista en Endocrinología Ginecológica y Ginecología Infanto Juvenil, de la clínica Foianini, realizarán jornadas para orientar a estudiantes universitarios sobre los distintos métodos anticonceptivos que existen y los riesgos de las enfermedades de transmisión sexual.

Para la doctora Morales, “el nivel de enseñanza en orientación sexual y métodos anticonceptivos es bajo. Sin embargo, hay que resaltar el esfuerzo de algunas instituciones, ex autoridades y profesores latinoamericanos, entre ellos la doctora Desireé Mostajo, que durante estos últimos 10 años buscan prevenir embarazos no planificados”.

Hablar sobre salud sexual y reproductiva es fundamental. Por eso, la principal alternativa para prevenir embarazos no planificados sobre todo en las adolescentes es la educación, a través de capacitaciones dadas por los especialistas, que deben realizarlo en conjunto con las autoridades para que sea un programa integral dirigido a los estudiantes, profesores y padres.

La estrategia es brindar información para despejar mitos que tienen más de 20 años. Se debe capacitar sobre fisiología y funcionamiento del cuerpo humano en los órganos genitales, luego el funcionamiento del ciclo menstrual y por último los métodos anticonceptivos”, resaltó la especialista.

Existen diversos métodos anticonceptivos hormonales y no hormonales. Algunos de ellos son el preservativo masculino o femenino, anticonceptivos por vía oral, inyectables y los dispositivos intrauterinos (DIU). Hay dos tipos de DIU, los hormonales y no hormonales. 

Los no hormonales son en base a cobre, que actúa produciendo una reacción inflamatoria que es tóxica para los espermatozoides, estos dejan de moverse e impide que lleguen al óvulo, y los hormonales son los que tienen la hormona de forma constante, mínima y de liberación local en el endometrio.

En Bolivia, existe el acceso a los diversos tipos de métodos anticonceptivos vía oral, dispositivo intrauterino de cobre y el Sistema Intrauterino liberador de hormonas. Este último se encuentra en el mercado gracias a Bayer. Sin embargo, todos los métodos proporcionarán un excelente control de la natalidad cuando son correctamente utilizados.




Dra. Brenda Morales

Es importante destacar que además de los embarazos, hay que concienciar sobre prevención de infecciones de transmisión sexual. Infecciones como VIH, sífilis, hepatitis B, hepatitis C, Virus de Papiloma Humano o clamidia. La Clamidia es un virus de transmisión sexual que puede causar daño en la trompa uterina y en la morfología de los espermatozoides a largo plazo, se puede contagiar durante la adolescencia y al contraerse puede llevar a tener problemas de fertilidad a futuro.

Por eso, “Lo más recomendado es utilizar dos métodos. El preservativo porque no solamente es método anticonceptivo, sino una barrera para evitar enfermedades de transmisión sexual, además de usar pastillas anticonceptivas o dispositivos intrauterinos, dependiendo de la adherencia del adolescente” comentó la Dra. Brenda.

Por último, para la doctora Morales, es importante resaltar que la orientación en métodos anticonceptivos en la sociedad es primordial para eliminar mitos falsos como: “el anticonceptivo hormonal engorda”, “es la causa de la infertilidad”, “causa cáncer”, entre otros. 

El asesoramiento de un especialista es fundamental para encontrar el método adecuado para el cuerpo de cada persona, asimismo, es responsabilidad de cada una acudir a los controles ginecológicos anuales, como también la implementación de programas de salud sexual y reproductiva que sean integrales, adaptados a los adolescentes de forma que sean seguros y eficaces para evitar los embarazos no planificados.


Comentarios