Escucha esta nota aquí

Con el fin de dar celeridad a los procesos de los reclusos que permanecen privados de libertad en Palmasola y para garantizar una justicia pronta para las víctimas el Tribunal Departamental de Justicia junto al Ministerio Público, Defensa Pública y otras instituciones, desarrollaron en dos semanas la primera jornada de descongestionamiento carcelario, donde se dictaron 205 sentencias mediante procesos abreviados.

El descongestionamiento inició este mes, a través de audiencias que se desarrollaron de forma virtual debido al riesgo por la pandemia del coronavirus. Descongestionamiento que permitió cambiar la situación jurídica de los reclusos que estaban detenidos preventivamente a recibir una sentencia, o en algunos casos tener alguna salida alternativa o mandamiento de libertad.

El magistrado del Tribunal Supremo de Justicia, Olvis Egüez, indicó que independientemente que se pretende garantizar el ejercicio pleno de los derechos de los imputados, de la misma manera se busca garantizar una justicia pronta y oportuna para quienes representan a las víctimas, además de poner fin a los procesos y avanzar en el desarrollo de la carga penal en los juzgados.

“Hace dos semanas iniciamos la jornada de descongestionamiento carcelario y los jueces de materia penal, fiscales, policías, el Segip y otras instituciones como Defensa Pública, generamos este tipo de jornadas de manera virtual, en el cual se vinieron desarrollando las audiencias que fueron un poco dificultosas pero que, al final, cumplen con los principios constitucionales”, dijo.

Como resultado de este trabajo, se recibieron 491 resoluciones producto de las jornadas. “E l tiempo que se ahorra en los estratos judiciales, el tiempo que se le facilita a las partes en cumplimiento a una justicia pronta con celeridad como quiere la ciudadanía. De las casi 500 causas, 68 son producto de procesos de violencia familiar”, precisó Egüez.

Detalló la importancia de presentar los informes del resultado de la jornada de descongestionamiento, porque se demuestra que las personas que estaban detenidas preventivamente y han sido objeto tanto como víctima o imputado con el desarrollo de las audiencias se han llegado a acelerar los procesos con resoluciones definitivas o sentencias.

“El próximo mes nos vamos a dirigir al norte integrado al Centro de Readaptación Productiva (Cerprom) de Montero, para poder realizar este descongestionamiento a través de las visitas o audiencias virtuales”, adelantó.

Cifras

El informe final de esta primera jornada de descongestionamiento, que se realizó en Palmasola, detalla que se instalaron 491 audiencias, de los cuales 286 procedimientos abreviados fueron rechazados y 205 aceptadas. Lo que representa el 42 % de causas aceptadas y 58% rechazados.

Además, se otorgaron 52 mandamientos de libertad en audiencias, de las cuales 40 fueron suspensiones condicionales de la pena, 11 como sanción alternativa y se otorgó 1 perdón judicial.

Sin embargo, también otros 29 privados de libertad se beneficiaron con un mandamiento de libertad, estos otorgados por los Juzgados de Ejecución.

De estos 29 mandamientos de libertad, 12 recibieron su libertad condicional, 9 cumplimientos de condena y 8 se beneficiaron con el indulto. “En los beneficios de Ejecución Penal, el 41% corresponden a una libertad condicional, el 31% por cumplimiento de condena y el 28 % por indulto”, detalla el documento proporcionado por el Órgano Judicial.

Entre los mandamientos de libertad que se dieron en la jornada de descongestionamiento tanto como salidas alternativas en audiencias y mediante los Juzgados de Ejecución se otorgaron 81.

Condición


El Magistrado indicó que se hizo una evaluación sicológica y sociológica donde se conoció que los reclusos que se beneficiaron con su sentencia, el 97% son de un estrato socioeconómico medio y bajo. De las 205 personas que recibieron su sentencia, 105 tienen un nivel socioeconómico bajo, 94 un nivel medio y solo 6, un nivel alto.

Además, 181 son varones (88%), 23 mujeres (11%) y 1 LGTB (1%).

Egüez hizo hincapié que el nivel de educación es preocupante, ya que la mayoría solo cursó la primaria y secundaria.

“Mientras mayor educación se le dé a la niñez y adolescencia, tendrá mayor capacidad y serán menos vulnerables a cometer delitos. La pobreza influye para que se den los altos índices de criminalidad e inseguridad ciudadana”, declaró el Magistrado.

Solo 57 reclusos recibieron una formación en el nivel primario, otros 85 hasta secundaria y 52 lograron hacer el bachillerato. Otros 6 reclusos obtuvieron algún título técnico superior y solo 5 una licenciatura o postgrado.

“Entendemos que la única forma de disminuir el crimen y los casos de violencia es a través de la educación, de la formación que fundamentalmente debe recibir ese niño y adolescente”, señaló.

Violencia


Agregó la importancia aportar con un proceso de formación solido en las familias para sembrar pilares fundamentales y tener ciudadanos que sean respetables y aporten al desarrollo del país.

De los beneficiados con una sentencia 68 eran casos de violencia de género, de los cuales el 78% eran causas por el delito de violencia familiar, el 13% por abuso sexual, el 4% por violación, el 2% por sustracción de menor, el 2% por corrupción de niño, niña y adolescente y el 1% por el delito de estupro.

Comentarios