Escucha esta nota aquí

Hay unas 3.500 personas recuperadas por Covid-19; sin embargo, hasta el lunes 15 de junio se habían realizado solo 112 donaciones de plasma hiperinmune, dos de ellas voluntarias y las 110 restantes fueron de personas llevadas por familiares de los enfermos.

De todas las solicitudes de plasma hiperinmune, tanto de las cajas de salud como de clínicas, el 60% son para médicos y otro personal de salud, y aproximadamente 20% para policías.

"Da mucha tristeza, incluso en el Banco de Sangre había una policía que no tenía dónde internar a su familiar enfermo y que quería que se le haga transfusión, pero ese procedimiento no se puede hacer si el paciente no está internado, ese es el protocolo, debido a que alguien tiene que supervisar", explicó Yitzhak Leigue, director del Banco Regional de Sangre, dependiente de la Gobernación de Santa Cruz.

Según Leigue, faltan donantes de plasma para médicos, enfermeras y policías. "Solo han venido tres policías para donar y todos venían dirigidos para donar a sus camaradas que estaban en la Caja Nacional de Salud (CNS), pero no han vuelto", a pesar del anuncio del comandante general de la Policía, Rodolfo Montero Torrico, y de los anuncios presidenciales de condecorar a los voluntarios de la institución verde olivo. 

Leigue puso en evidencia un gran obstáculo para que el espectro de donantes se achique. "El problema con las cajas es que no dan los resultados negativos a los pacientes cuando salen de alta, les dicen ‘está bien’, incluso la Caja Nacional de Salud ha sacado una nota donde lo explica. Lo que hace esa medida es obligar a que la persona no done, la bloquea como donante y nosotros no hacemos esas pruebas. Ahí no podemos ayudar, son muchos pacientes que no podrán donar", explicó.

La comunicación de la CNS se respalda en la Resolución Administrativa 28/2020 del Servicio Departamental de Salud (Sedes), que establece dos estrategias para dar alta médica a los pacientes: la primera, basada en pruebas de laboratorio, y la segunda, no basada en pruebas "para salvar a cientos de pacientes que a diario esperan camas", dice literalmente.

"Sigo insistiendo que tenemos que fortalecernos con los equipos de aféresis en las cajas de la seguridad social, hay pacientes que ni siquiera van a los bancos de sangre de sus seguros, se vienen directamente acá, ellos tienen sus propios bancos de sangre. Nos ofrecemos a darles la capacitación gratuita por dos semanas y ya están activados sus equipos. En realidad lo que necesitan es un conector, un térmico, el equipo, los sets de aféresis, dos personas capacitadas y ahí se procede", dijo Leigue.

Las dos máquinas de aféresis con las que actualmente cuenta el Banco Regional de Sangre están apoyando a todo el sistema de salud de Santa Cruz, tanto pacientes del Sistema Único de Salud como de la seguridad social y de centros privados. El 70% de las solicitudes de donación de plasma provienen de las cajas. (18 JUN 2020)