Escucha esta nota aquí

Este año, la Fundación Nuevas Ideas inicia el programa Tu vida vale, hablemos de suicidio, que busca fomentar conductas protectoras a partir de los factores de riesgo para el intento de suicidio, y promover el conocimiento de los factores de protección, además de dotar de herramientas para el abordaje inicial.

El programa busca llegar a cientos de jóvenes de Santa Cruz, mediante mensajes educativos y de sensibilización emocional. Una de las primeras actividades será un taller dirigido a adolescentes y jóvenes del Plan 3.000, este 12 de septiembre en el centro Mauro Bertero

Desde 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha promovido cada 10 de septiembre el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, con el objetivo de concienciar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse.

En América latina, según expertos, el tema carente de la atención necesaria, sobre todo en cuanto a prevención, intervención e investigación, siendo Bolivia, El Salvador, Chile, Ecuador y Argentina los cinco países con las mayores tasas de suicido en toda la región. 

En el caso de Bolivia, además de contar con la mayor tasa de suicidios en toda América Latina, es el único país de la región que pertenece al grupo de las 15 naciones con más suicidios en todo el mundo. Otro indicador de alerta en el caso de Bolivia es que es el tercer país del mundo con el índice de suicidio más alto en el grupo etario de 5 a 14 años, siendo los primeros de esta lista Burundi y Mozambique.

Otros datos de la Organización mundial de la salud reflejan la gravedad del tema a escala mundial. Los estudios dicen que cada año se suicida casi un millón de personas, lo que supone una tasa de mortalidad 'global' de 16 por 100.000, o una muerte cada 40 segundos.

En los últimos 45 años, las tasas de suicidio han aumentado en 60% a nivel mundial. El suicidio es una de las tres primeras causas de defunción entre las personas de 15 a 44 años en algunos países, y la segunda causa en el grupo de 10 a 24 años. Estas cifras no incluyen las tentativas de suicidio, que son hasta 20 veces más frecuentes que los casos de suicidio consumado.

Se estima que a escala mundial, el suicidio supuso el 1,8% de la carga global de morbilidad en 1998, y que en 2020 representará el 2,4% en los países con economías de mercado y en los antiguos países socialistas.

Aunque tradicionalmente las mayores tasas de suicidio se han registrado entre los varones de edad avanzada, las estadísticas entre los jóvenes han ido en aumento, hasta el punto de que ahora estos son el grupo de mayor riesgo en un tercio de los países, tanto en el mundo desarrollado como en el mundo en desarrollo.