Escucha esta nota aquí

Quién no acudió alguna vez o escuchó hablar de las delicias que se sirven en el Mercado Nuevo, de la calle Sucre, donde desde hace más de medio siglo se preparan comidas y horneados típicos de Santa Cruz. Allí las delicias cruceñas no cambian y siguen la preparación de antaño, porque pasan de generación en generación.

De carácter afable, Rosy Añéz (50) es conocida por vender cuajadilla y tujuré con leche. Heredó el ofició de su madre, Asunta Gutiérrez (83), que es una de las fundadoras del mercado.

Maribel Jiménez espera en su puesto con cuñapé, masaco y sonso


Lo que más atrae a sus comensales es la cuajadilla que prepara con cuajo de vaca, que compra muy temprano en el mercado Los Pozos. Se siente orgullosa de ser la ‘embajadora’ de este platillo tradicional.

Otro puesto bastante concurridos es el de doña Ursulina Méndez (75) que, junto con su hija Elva Burgos, prepara gelatinas de pata, el delicioso postre que también es considerado parte del desayuno de las familias cruceñas. Elva comenta que la gente las prefiere porque sabe que son buenas para las articulaciones, para los huesos y para la piel. “Son colágeno puro”, dice.

Doña Ursula ha logrado posicionarla entre las mejores, pues tiene clientes de muchos años que llegan desde lejos para comer un vaso a diario. Para cuidarse del coronavirus, ella no está acudiendo de manera regular al mercado, pero su hija se encarga de que las gelatinas lleguen hasta sus comensales.

Para hacer gelatina hay que hacer hervir los garrones durante 12 horas. Luego se cuela el líquido para que nuevamente sea cocinado, esta vez solo se necesitan 30 minutos, y se le echa leche, dulce y canela. Por último, se hace enfriar y comienza el envasado. “El secreto está en hacerlas hervir el tiempo suficiente y hacerlas con cariño”, comenta Elva.



Maribel Marquéz Suárez heredó el oficio de su abuela y su madre

La cocción la hacen ahora en cocina a gas, pero hasta hace algunos años las preparaban en fuego a leña.

Marlene Marquéz Suárez (38) es parte de la tercera generación de vendedores del mercado. “Primero fue mi abuela, luego mi madre y ahora soy yo quien prepara delicias típicas para el desayuno”, dice, mientras revela parte de los secretos que hacen de su masaco de plátano y de yuca uno de los mejores del mercado. “Para que salgan así de ricos es con manteca de chancho”, afirma.

Ella y otras vendedoras ofrecen un vaso de chicha gratis a sus clientes. “Como somos un mercado tradicional, no queremos que muera esa tradición”, comenta.

Sergio Escóbar (30) también forma parte de la tercera generación de vendedores. Ofrece una variedad de platos que prepara con su esposa.

Este mercado cumplirá este 24 de septiembre 78 años de fundación. Con este motivo, los vendedores preparan actividades para realzar el sabor típico. En el desayuno la gente podrá encontrar sonso, cuñapé frito y al horno, empanadas de arroz, tujuré, gelatina de pata, entre otros. Y para el almuerzo se ofrecerá una variedad de platos típicos como majao, picao de yuca y locro.

Maribel Jiménez dice que quieren impulsar el sabor cruceño durante el mes de Santa Cruz.


Rosy Áñez es conocida por preparar cuajadilla y tujuré con leche


Comentarios