Escucha esta nota aquí

Con las puertas de los negocios y puestos cerradas amaneció ayer el mercado modelo Plan Tres Mil. ç

La medida fue acompañada con la colocación de letreros en los accesos, en los que se explicaba que fue tomada por el desabastecimiento. 

Celia Tuco, dirigente del mercado, explicó que la decisión del cierre temporal del mercado se debió a la escasez de productos, al alza de los precios de los pocos artículos que les llevan los proveedores y al reclamo de los vecinos por el alza en los costos finales.La dirigente pidió al presidente del Comité Pro Santa Cruz suspender el paro, porque la medida está afectando la economía de los gremialistas de ese centro.

 “Le pido al señor (Luis Fernando) Camacho que levante el bloqueo y piense en la gente pobre, que ya no tenemos el pan del día para llevar a nuestras casas. Ya no hay abastecimiento en los mercados, ya no hay qué vender. Le pido de corazón que se levante este bloqueo. Estamos perjudicados, el sector gremial”, afirmó.

Otros centros abrieron

Una situación muy diferente se vivió la mañana de ayer en otros centros de abastecimiento del Plan Tres Mil, como La Rotonda y Los Pocitos. Esos mercados atendieron normalmente hasta el mediodía e incluso hubo transporte para llegar hasta sus inmediaciones. 

En un recorrido por sus pasillos, EL DEBER pudo constatar la existencia de variedad de verduras, carnes y abarrotes; sin embargo, algunos productos sufrieron un alza en sus precios, afectando el presupuesto de los compradores.


“Llegamos sin muchas dificultades, pero todos los precios están elevados. He llegado a comprar el kilo de tomate a Bs 17. A otros alimentos les han subido Bs 5 y Bs 10”, indicó Cristina, ama de casa del mercado de La Rotonda.En ese mismo mercado, la provisión de carne no es regular y en esta semana, estuvieron dos días sin el producto. 

“El precio no ha sufrido ningún tipo de alza, pero lo que cuesta es que dejen pasar a los camiones proveedores. No hay seguridad del abastecimiento de carne, tendremos que esperar”, indicó Priscila, vendedora.De igual manera en Los Pocitos, los gremialistas indicaron que la llegada de carne vacuna y de pollo no ha sido regular, pero ayer recibieron productos. 

“Con ello aseguramos la venta, por lo menos, por tres días”, aseguró Remberto, vendedor de ese centro.