Escucha esta nota aquí

Pobladores de la comunidad Raúl Menacho, ubicado a 87 kilómetros del municipio de San Juan, encerraron por cinco  horas a personal de salud cuando estos acudieron al lugar a desinfectar el centro de salud, ya que el primer paciente positivo fue atendido allí.

"Este centro estaba cerrado. Vinimos a desinfectar y la gente ha venido sorpresivamente y nos ha encerrado junto con un paciente con coronavirus", explicó a EL DEBER, Wilma Flores, directora municipal de salud. 

La responsable detalló que fue encerrada junto a un equipo de cuatro personas, quienes llegaron al lugar para desinfectarlo y reiniciar atención a la misma población. "Les expliqué lo que íbamos hacer, pero no nos hicieron caso. Les he suplicado que no nos encierren", relató Flores con la voz quebrantada.

Al pedido de auxilio, se constituyeron en el lugar la alcaldesa de San Juan, Blanca Salvatierra, miembros del Concejo municipal y de la gerencia de la red de salud, junto con la policía. Después de cerca de dos horas de negociaciones fueron liberadas de su encierro.

Pedidos de los pobladores

La población justificó su accionar, argumentando la falta de información, de alimentos y de insumos medicinales desde el inicio de la cuarentena lo cual, según ellos, se habría agudizado después de los 7 casos positivos que se dieron en la zona.

"Vinieron, se llevaron al paciente y no nos dijeron nada. Queremos saber quiénes son los contagiados para cuidarnos. Las autoridades nos han abandonado y cuando vamos al pueblo nos discriminan", manifestó una vecina de la zona.

Por su parte, Salvatierra explicó a los presentes que los alimentos llegarán a la zona en los próximos días, pues hay otras cuatro comunidades aisladas a las que se les están proveyendo de alimentos a través de un mercado móvil 

"Lamentablemente no tenemos recursos. Con lo poco que tenemos estamos trabajando", explicó la autoridad municipal.

Comentarios