Escucha esta nota aquí

En las unidades educativas de educación especial la inscripción se extenderá hasta febrero. Este es el caso del establecimiento Julia Jiménez de Gutiérrez, ubicado en el barrio Polanco, donde reciben a infantes con pérdida auditiva.

Una de las maestras que este viernes en la mañana realizaba el registro de escolares, Rosa María Mansilla, aclaró que no importa qué edad tenga el infante que desee ingresar al establecimiento, solo debe cumplir los requisitos, que son los mismos de educación regular (certificado de nacimiento del infante y cédula de identidad de los padres) y un estudio de fonoaudiología para identificar el grado de afectación auditiva. 

"En estos días llegaron madres con sus niños de 10 años para que recién ellos comiencen la escuela", explica Mansilla, quien agrega que en estos casos se realiza una evaluación al estudiante para identificar si ingresa directo a primero o si requiere apoyo previo, pues la educación en este centro empieza cuando el infante tiene dos años.

"Una de las dificultades que vemos es que educación regular identifica muy tarde que el infante tiene pérdida auditiva, por eso recién los padres buscan los establecimientos de educación especial", dijo. 

Aunque, de acuerdo a los testimonios, también hay padres que se niegan a aceptar el diagnóstico de su hijo y prefieren postergar su formación.

Las inscripciones son durante la mañana y las clases, debido a la pandemia de coronavirus, serán por plataformas virtuales, pero los padres también tienen que asistir a recoger tareas.


Comentarios