Escucha esta nota aquí

El pasado 5 de mayo, Santa Cruz superaba el millar de contagiados de coronavirus. Ese día, el reporte que brindó el Servicio Departamental de Salud (Sedes) indicaba 104 casos nuevos, llegando a un total de 1.083. Un día después, el número de nuevos contagiados era de 77 y se tenía un total de 1.167 casos. Era la semana ocho de la pandemia en el país y la emergencia estaba más latente que nunca.

Pero de lejos de que la curva de contagios descienda, eso no sucede y una muestra de ello son las cifras entregadas en los últimos tres días. El lunes 25 se contabilizaron 328 casos, el martes 26 fueron 361 y ayer, 27 de mayo, se alcanzó una cifra récord: 478 positivos, haciendo un total de 1.167 contagios.

Los números muestran la velocidad con la que avanza el virus y coinciden con un momento en el que buena parte de la ciudadanía ya no respeta la cuarentena rígida, su necesidad de trabajar está valiendo más que la de cuidar su salud.

En conferencia de prensa, el secretario de Salud de la Gobernación, Óscar Urenda, dijo que, con las condiciones actuales, no hay ninguna posibilidad de que haya un freno en la curva de contagio. Por el contrario, seguirá subiendo y se prevé que en una semana o diez días Santa Cruz reporte hasta 10.000 casos confirmados.

Los epidemiólogos y especialistas tendrán que analizar las cifras y hacer proyecciones, además de cuadros comparativos. "Esperemos que hasta fines de junio o en julio la curva empiece a bajar", manifestó Urenda.

Recuperados

La cifra de personas que han vencido al virus también ha ido en aumento y, a decir de Urenda, se debe "trabajar más en los (pacientes) recuperados para igualarlos con los positivos. El número es de 276.






Lea también