Escucha esta nota aquí

Las muertes y el dolor de las familias por perder a sus seres queridos se han hecho sentir con más fuerza este mes, cuando repuntaron los casos de coronavirus en la que podría ser la peor ola que ha soportado Santa Cruz en lo que va de la pandemia.

Los datos oficiales muestran que los decesos por Covid-19 pasaron de 183 en abril a 257 en lo que va del mes, mientras que el crematorio municipal está realizando entre tres y cuatro cremaciones por día, cuando hace dos meses hacía entre uno y dos procedimientos.

Las autoridades sanitarias temen que esta tercera ola sobrepase los peores escenarios vividos en junio del año pasado, cuando la cifra de muerte diaria superaba la treintena y se dieron casos de familiares que permanecieron con los cuerpos de sus seres queridos entre uno y dos días ante el colapso de las funerarias. Precisamente ayer se alcanzaron 37 decesos, siendo una de las cifras diarias más altas en los últimos dos meses.

La familia de Mariana C. pasó por un drama así esta semana. El cuerpo de su tía, víctima de Covid-19, permaneció en su casa por un día a la espera de que la funeraria pase a recoger el cuerpo. Según cuenta, algo que complicó los trámites fue que el deceso ocurrió en su domicilio, por lo que debieron esperar el informe policial.





Los datos del Servicio Departamental de Salud (Sedes) muestran que del 1 de enero hasta el 20 de mayo, 1.429 personas perdieron la vida a causa de los coronavirus y a partir de abril hubo un repunte en los decesos, lo que se hizo más notorio en este mes; abril cerró con 183 muertes y en tres semanas de este mes ya se superaron esta cifra, con 257 casos.

Entre tanto, el crematorio municipal, que funciona en el cementerio de la Ciudad de la Alegría (Plan Tres) se están haciendo entre tres y cuatro cremaciones por día, cuando en meses en que la pandemia bajó de intensidad, como fue marzo, se realizaban entre uno y dos cremaciones.

En abril en este crematorio, que dispone de un horno, se realizaron 48 cremaciones y en lo que va del mes ya han realizado 49 de estos procedimientos.

En este lugar se creman exclusivamente cuerpos de personas que fallecen por Covid-19. El servicio es gratuito y para acceder los dolientes deben presentar su solicitud ante la Dirección Municipal de Cementerios, que funciona en el Cementerio General, o lo pueden hacer en las oficinas administrativas del crematorio municipal.

Generalmente son las funerarias las que se encargan del traslado del cuerpo hasta el crematorio, siguiendo todos los protocolos establecidos y, una vez que el cuerpo es colocado en el horno crematorio, el proceso tarda dos horas y media. Luego las cenizas son entregadas en urnas a los familiares para que sean llevadas a un cementerio. En la Dirección de Cementerio expiden la certificación de cremación.

Los requisitos que se exigen para acceder al servicio son la presentación del certificado de óbito que especifique que la causa de la muerte es el Covid-19, además de fotocopias de la cédula de identidad del difunto y del solicitante, que por lo general es un familiar.

Edgar Villarte, encargado del horno crematorio, explica amablemente el procedimiento a quienes acuden a su oficina, recalca que el servicio es gratuito y que se siguen todos los protocolos para no correr riesgos de contagios de coronavirus.

Villarte jamás pensó vivir uno de los momentos más duros de la pandemia, que es ver a diario a las familias despedirse de sus seres queridos.

El trabajo los pone en contacto directo con las víctimas del Covid-19, pero no es algo que les asuste porque se sigue los protocolos de bioseguridad.





Muerte en casa

Las víctimas de coronavirius generalmente fallecen en centros hospitalarios y son las funerarias las que se encargan de todos los trámites y procedimiento para el traslado del cuerpo, velatorio y entierro.

En la Dirección Municipal de Cementerio explican los procedimientos en caso de que la muerte ocurra en casa, lo que puede implicar un peregrinaje mayor para los familiares por falta de conocimiento.

En primer lugar, en caso de haber fallecimiento en un domicilio o lugar particular, las personas deben comunicarse con la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen (Felcc) para que estos pueden emitir un informe.

Una vez la Policía emite un informe, el familiar debe tramitar el certificado de óbito mediante el Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) y así determinar las causas del fallecimiento y si existen sospechas de contagio por coronavirus.

Una vez emitido el certificado de óbito, la municipalidad autoriza que la persona fallecida pase al crematorio municipal o sea enterrada en una tumba en uno de los 23 cementerios que hay en la capital cruceña. La solicitud se hace en el Cementerio General.



Vacunación

Por otro lado, hasta la fecha a 951.833 personas -entre salubristas, personas de la tercera edad y mayores de 50 años- recibieron la primera dosis de la vacuna contra la Covid-19, en todo el país.

La cifra significa un 13,26% de la población vacunable, tomando en cuenta que todos los mayores de 18 años que en Bolivia constituyen 7.180.428 personas. Lo que significa que en Bolivia 13 de cada 100 vacunables recibieron la primera dosis. El promedio de vacunación es de 8.558 primeras dosis que se aplican cada día y las proyecciones tienden al crecimiento.

El dato de los vacunados corresponde al Ministerio de Salud, desde donde también anunciaron que 294.279 personas recibieron la segunda dosis, lo que significa que en el territorio boliviano, hasta el momento, se aplicaron 1.246.112 vacunas, entre la primera y segunda dosis de las vacunas Sputnik V, AstraZeneca, Sinopharm y Pfizer.

No obstante, las dosis que arribaron al país permitirían ampliar la cifra al 25% de los vacunables. El viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, informó que Bolivia suma más de 2,65 millones de dosis contra el Covid-19 para inmunizar a la ciudadanía, que se centra, principalmente, en los mayores de 50 años, aunque en algunas regiones la cifra tiende a incluir a mayores de 40 años.

“En total, de Sinopharm hemos recibido 1,7 millones, de ese número 1,5 han sido adquiridas a precios preferenciales y 200.000 han sido donadas por la República Popular de China”, detalló, a tiempo de agregar que, en enero, el país recibió un primer envío de 20.000 dosis de Sputnik V, en abril un segundo de 25.000 y un tercero de 200.000.

El sábado pasado arribó al país un nuevo cargamento con 400.000 vacunas desde Moscú y se espera que en los próximos días lleguen 100.000 más, que ya se encuentran en Rusia listas para su traslado, pero por trámites administrativos en ese país aún no pueden ser transportadas.

Agregó que mediante el mecanismo Covax se pudo obtener 228.000 dosis de Astrazeneca y 92.430 de Pfizer, con las cuales suman 2.665.430 vacunas disponibles para la población.

Aseguró que con esa cantidad se dará celeridad a la campaña de vacunación masiva que lleva adelante el Ministerio de Salud y que tenía que impulsarse desde abril, pero debido a los retrasos en el plan y ahora se lleva adelante con la tercera ola de contagios en pleno auge.

Si bien desde el Gobierno consideran que el pilar fundamental de la lucha contra el coronavirus es la inmunización, el sistema sanitario muestra otras flaquezas que relucen en pleno impacto de la tercera ola de contagios. Se trata de la falta de oxígeno en los centros de salud y ausencia de recursos humanos, especialmente en la zona oriental del país.


Comentarios