Escucha esta nota aquí

Mientras que el rebrote del Covid-19 es una posibilidad, ya el mosquito Aedes aegypti se prepara para lo que el Servicio Departamental de Salud (Sedes) denomina “invasión”.

Según el Estudio Entomológico para Larvas del Aedes aegypti, presentado por el Sedes, hay suficientes razones para alarmarse. De los tres indicadores entomológicos que considera el informe, dos están en rojo. 

El Índice de Infestación de Vivienda (IIV) está con 10,28%; el Índice de Breteau, que es el número de recipientes positivos por cada 100 viviendas inspeccionadas, alcanzó el 12,41%; mientras que el Índice Pupal, o porcentaje de crisálidas en un contenedor con agua donde se encuentran las pupas del mosquito, está en 3,64%.

“No hemos iniciado la epidemia y Santa Cruz de la Sierra ya está sobre el 10% de la amenaza, cinco veces más que el año pasado; es inminente que el mosquito está preparándose para una ‘invasión’, eso va a generar una situación desastrosa si no actuamos de inmediato. En este momento estamos en un momento inter epidémico, es decir entre el final de una epidemia y la siguiente, significa que si tenemos criterios de más del 8%, estaremos en emergencia”, alertó el titular del Sedes Santa Cruz, Marcelo Ríos.

El estudio

La encuesta entomológica para conocer la incidencia larvaria se realizó en los 15 distritos de la capital cruceña, 12 urbanos y tres periurbanos, abarcando 300 unidades vecinales, 1.541 manzanos, y 3.190 viviendas, de las cuales 328 dieron positivo a la presencia de larvas del Aedes aegypti (10,28%).

De los 15 distritos, ocho ya presentan señales de alerta, al haber sobrepasado el 10% en el Índice de Infestación de Vivienda (IIV). En orden de gravedad se encuentran Paurito, con 23,81% de IIV; el Distrito Municipal 9 (DM-9), con 14,41%; Palmar del Oratorio, con 14, 10%; DM-6, con 13,78%; Montero Hoyos, con 13,54%; DM-12, con 13,09%; DM-4, con 11,72%; y DM-7, con 10,40%.

En la categoría de riesgo medio están cuatro distritos: el DM-10, con 9,35%; DM-5, con 8,96%; DM-8, con 8,46%; DM-2, con 7,28%. Por último, son tres los distritos a los que mejor les va en cuanto al riesgo de dengue: al DM-1, con 3,88%; DM-11, con 3,47%; y DM-3, con 2,78%, el porcentaje más bajo de la incidencia.

De acuerdo a Ríos, tres instancias se unificaron para apoyar en esta lucha, y trabajar en prevención y acciones en salud. “Están el Gobierno Autónomo Departamental, a través del Sedes, con su programa de lucha contra el dengue, zika y chikungunya; también el Gobierno Autónomo Municipal, con su programa de control, y Cenetrop, como parte del Ministerio de Salud”, informó.

Ríos también recordó que el mismo mosquito es vehículo o vector de tres virus: dengue, zika y chikunguña.

“En una semana, un mosquito adulto produce 700 huevos en una sentada, por tanto tiene una capacidad de desarrollo increíble”, advirtió.

Cifras altas

A modo de ilustrar a la población sobre la gravedad de la amenaza por el Aedes aegypti, el titular del comparó las cifras que en algún momento se consideraron las más graves en cuanto al dengue, las del año 2009.

En los últimos 10 años Santa Cruz ha combatido siempre el comportamiento de las epidemias de dengue, situaciones muy agresivas, como la de 2009, con 61.500 casos de dengue, y lamentablemente a finales del año pasado e inicios de este 2020, con más de 62.500 casos, que vimos en Santa Cruz antes del Covid-19. Para hacer una comparación, el año pasado este mismo índice estaba en 2% y tuvimos una epidemia con 62.000 casos”, anticipó.

De acuerdo a Ríos, el comportamiento del dengue dependerá de la situación climática que implica el periodo con mayor humedad, con lluvias y calor. “Y como estamos observando, al final del año y al inicio del siguiente continúan las lluvias y el calor, hasta que van descendiendo las temperaturas elevadas; por tanto, este año tenemos que esperar exactamente lo mismo”, aseguró.

Versátil transmisor

Otra de las advertencias de Ríos tiene que ver con que el mosquito se ha ido adaptando y mejorando sus posibilidades de supervivencia. Dijo que los criaderos ya no son los habituales, como las llantas, las canaletas y las botellas.

Los bañadores, baldes, turriles de las casas, las piscinas, e incluso los vasos donde se colocan los cepillos de dientes, en esos sitios hemos encontrado larvas”, explicó sobre la última encuesta entomológica.

Comentarios