Escucha esta nota aquí

Con vendedores invadiendo las aceras e incluso las calles. Así están los tres mercados antiguos más grandes, La Ramada, Los Pozos y el Abasto, pese a que hace más de cuatro años los vendedores ambulantes fueron trasladados, un proceso impulsado por las aún autoridades municipales.

Los vendedores ambulantes exponen su mercadería ante el escaso control municipal en estas semanas en las que comenzó la transición de gestión. La alcaldesa interina, Angélica Sosa pasará el mando al alcalde electo, Jhonny Fernández. 

En la calle Muchirí (foto principal) desde la planta alta del comercial de la zona, solo se observan carpas de puestos improvisados sobre la calle. Ofertan desde ropa hasta alimentos.

Las aceras que el año pasado solían estar sin productos, pues gendarmes controlaban que los vendedores no desdoblen sus puestos, pero hoy nuevamente están invadidas. 

Lo mismo sucede en ambas aceras de la avenida Grigotá, entre el primer y segundo anillo. 

 

Foto: Calles de la antigua La Ramada en esta jornada

En Los Pozos la situación se replica. Las calles que bordean el comercial están nuevamente llenas de vendedores que ofertan principalmente ropa. 

Mientras la feria que invade las aceras del tercer anillo interno, al frente del mercado Abasto, son tomadas a diario por vendedores hasta el mediodía. Ofertan principalmente ropa usada. En esta jornada, en la mañana tampoco se desplazaron guardias municipales por la zona. 

Foto: Aceras al frente del antiguo mercado Abasto

Comentarios