Escucha esta nota aquí

El Carnaval de Oruro, uno de los más representativos de Bolivia, demostró este sábado una vez más su esplendor, devoción, derroche de cultura y maravilló a los más de 300.000 visitantes nacionales y extranjeros. La entrada folklórica en esta versión 2020 concentró el mensaje de paz y no violencia.

La ceremonia de peregrinación hacia el santuario de la Virgen del Socavón o Virgen de la Candelaria dio inicio muy temprano a la entrada del Carnaval de Oruro, una simbiosis de cultura y devoción religiosa.

En la tradicional entrada, declarada por la Unesco “Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad”, se calcula que participaron al menos 40.000 danzarines y músicos, y más de 300.000 visitantes nacionales y extranjeros, apostados a lo largo de los cuatro kilómetros del recorrido.

En diferentes paradas se elevaron oraciones por los damnificados por desastres naturales de Tiquipaya y otras partes del país por causa de las intensas lluvias. También se pidió por la unidad del país y la no violencia.

Con el lema de “Unir para Sanar”, la ministra de Culturas y Turismo, Martha Yujra Apaza, destacó la unidad de los bolivianos entorno a la cultura y exhortó, ante los medios de prensa nacional e internacional, celebrar el Carnaval en Bolivia “sin violencia ni excesos”.

Bolivianos destacados

En el palco estuvieron autoridades nacionales, departamentales y municipales, además de personajes reconocidos como Milton Cortez y Carla Ortiz, quienes contagiados por la música y danza se entregaron a compartir algunos compases con los folcloristas de turno.


Comentarios