Escucha esta nota aquí

La tensión continúa en  Samaipata en vísperas de la realización del cabildo ciudadano, en el que se pedirá la renuncia del alcalde Flavio López. 

Desde aquella tarde del 7 de agosto en la que bloqueadores afines al MAS provocaron temor y zozobra en el casco urbano de Samaipata, algo se rompió en el municipio. Los vecinos señalan al alcalde por su "complicidad" con el bloqueo de la carretera y le critican por no  impulsar la denuncia penal contra los que causaron hechos de violencia, zozobra y perjuicios a la región por los bloqueos de rutas.

El alcalde López se manifestó a través de un vídeo colgado en la cuenta en redes sociales del Gobierno Municipal con una invitación al diálogo, en el que estén presentes todos los sectores sociales

López apela a la búsqueda de “un camino que permita concluir la gestión con una transición transparente”.

El malestar de los vecinos de Samaipata es notorio no solo por los acontecimientos vividos los días de bloqueos sino también porque ha desconocido, en dos ocasiones, la convocatoria del Concejo Municipal para analizar sobre su proceder. 

El Secretario Municipal Administrativo, Norberto Borda, desmiente este punto y ratifica que el alcalde envió una respuesta escrita a la primera de las convocatorias del Concejo . En la carta, la autoridad municipal aclara que "no ha participado ni alentado los bloqueos y más bien ha coadyuvado con el contingente policial para que se levanten los bloqueos y se reestablezca el orden", señala Borda.

Además, el comunicado argumentaba que la ausencia se debe a "la imposibilidad de suspender las reuniones que tenía acordadas en Santa Cruz".

Borda enfatiza que desde la alcaldía se ha rechazado todo tipo de violencia y que "no han demostrado ninguna prueba de la participación del alcalde".

Como parte del equipo cercano al alcalde, señala que la autoridad acudirá "a la audiencia siempre  y cuando haya garantías". Y denuncia la presencia de grupos de choque que "quieren obligarlo a renunciar a la fuerza".

Un grupo de ciudadanos ha bloqueado el ingreso a la Alcaldía y, con la presencia de un notario, han procedido a cerrar las instalaciones hasta conseguir la renuncia del burgomaestre.

El abogado Pedro Herrera encabeza el movimiento ciudadano que reclama la renuncia del alcalde. La organización ha convocado a todos los habitantes del municipio a un cabildo a llevarse a cabo este sábado, desde las 15:00, en la plaza principal de Samaipata. 

Herrera explicó que un cabildo ciudadano, mediante una resolución, puede pedir la renuncia de una autoridad, pero es el Concejo Municipal el que toma la decisión y, en caso de destitución, nombra una autoridad interina.   

Herrera considera que la realización del cabildo devolverá la calma y tranquilidad al municipio. Desde el Comité Cívico de Samaipata, Roddy Paniagua expresa el apoyo a este movimiento ciudadano.

Los organizadores del cabildo indican que se tomarán medidas de bioseguridad necesarias para resguardar la salud de los participantes. El personal de control dispondrá el cuidado del distanciamiento social, así como el uso del barbijo entre los asistentes.

EL DEBER trató de comunicarse con el alcalde Flavio López para conocer su versión. Fuentes allegadas a la Alcaldía indicaron que la autoridad se encuentra en una comunidad, donde no llega la señal telefónica.

La toma de la Alcaldía por parte de vecinos impide el ingreso de funcionarios al edificio. Ante esta situación, el alcalde López asegura que varios “proyectos están estancados” y recuerda que hay plazos establecidos por el SENAPE (Servicio Nacional de Patrimonio del Estado), que se deben cumplir.

Indica que, a través de esta gestión ante el SENAPE “entregaremos de manera documentada todos los bienes del municipio de Samaipata” una vez concluya su periodo.

De igual forma, remarca que El ejecutivo municipal se encuentra elaborando el POA 2021 y, debido a las acciones de protesta en su contra, se retrasa la conclusión del mismo. “Las movilizaciones están perjudicando la labor municipal, a pesar de ellos estamos sirviendo a la población porque lo necesita, especialmente en aseo urbano”, concluye.

La convocatoria a diálogo por parte del alcalde también implica las garantías de seguridad para él y su familia, así como la intervención de la Asociación de Municipios de Santa Cruz (Amdecruz).