Escucha esta nota aquí

La campaña de vacunación contra el coronavirus en el país muestra sus contrastes. Mientras en Santa Cruz hay colas por la alta demanda en los centros de vacunación, en La Paz hay sillas vacías por la poca afluencia.

En la capital cruceña la gente mayor de 50 años, que debe acudir de acuerdo a la terminación de su cédula de identidad, opta por recorrer uno y otro centro, en busca del que tenga menos fila.

En el centro de Especialidades Médicas de la Gabriel René Moreno, ayer cerca de las 11:00, había unas 200 personas en la cola y otro tanto esperaba en el interior del centro.

Ayer correspondía vacunar a los que tienen las terminaciones 2 y 3; sin embargo, en la Udabol un centenar de personas con otra numeración permaneció esperando ser atendidas. Una mujer con barbijo y sombrero se apostó en el ingreso exigiendo la dosis. “Yo tengo los 50 años cumplidos y mañana viajo a España, es un viaje que uno lo programa con anticipación. Según mi carnet me toca justo mañana (hoy), pero es el día de mi viaje. Me dijeron que me vaya con al menos una dosis, por eso estoy esperando, no creo que afecte una sola dosis que ocupen”, justificó.

Anita Miranda también señaló que su cédula terminaba en 1, por lo que le tocaba el lunes, pero no pudo acceder. Ella asistió ayer acompañada de su esposo, quien ya recibió la dosis.

Para mantener el orden en el ingreso un guardia pedía la cédula de identidad. “Usted ingrese. A usted le toca mañana por favor, no podemos hacer nada, entiendan”, explicaba una y otra vez.

En el centro de salud Sante Sud, zona sur de la ciudad, sucedió una situación similar. Ilonka Arce, directora de este punto de vacunación, indicó que cinco personas intentaron que le apliquen la dosis sin que le corresponda el turno. “Le decimos que se respeta el número de carnet. Por instructiva de las autoridades no se puede vacunar a los que su cédula de identidad termine en otro dígito”, remarcó.

En La Paz

La situación es distinta en La Paz, que tiene sus puntos de vacunación con poca gente y analizan medidas para que asistan.

Las sillas del punto de vacunación contra el Covid-19 en la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) están casi vacías. Poca gente mayor de 50 años asiste a vacunarse, a pesar de que las dosis están garantizadas.

Lo mismo pasa en los otros siete lugares de inmunización que se instalaron en la sede de Gobierno y los otros cuatro de la ciudad de El Alto. Las autoridades sanitarias dicen que este grupo todavía es activo y que cumple obligaciones laborales. Por eso, pedirán al Ministerio de Trabajo un permiso especial para que se vacunen.

Las cajas de salud decidieron ampliar la vacunación a sus afiliados los sábados. También piden que el Ministerio de Trabajo establezca permisos en días hábiles para que la población mayor de 50 años que trabaja pueda salir a vacunarse. Otra propuesta es que se inicie el plan de vacunación a personas mayores de 40 años.

“No está tan vacío, sino que este grupo de 50 años es activo y aún trabaja. Se tendría que ver la posibilidad de hablar con el Ministerio de Trabajo para que den un día determinado para que estas personas vayan a vacunarse”, detalló Peggy Ibáñez, responsable departamental en La Paz del Programa Ampliado de Inmunización (PAI).

En El Alto también hay poca afluencia en sus cuatro puntos de vacunación.

En este caso se hará una convocatoria más rígida para que la población mayor de 50 años pueda vacunarse.

Vilda Pérez, responsable del Servicio Regional de Salud (Seres) El Alto, explicó que en esa ciudad se logró vacunar a más de 2.000 personas y que aún restan 8.000 dosis.



Comentarios