Escucha esta nota aquí

Molestas, indignadas y confusas, así se retiraban las más de 100 personas que aguardaron en inmediaciones de la facultad de Medicina de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno confiadas en que este lunes podrían acceder a la vacuna contra el coronavirus. 

Un funcionario del Servicio Departamental de Salud (Sedes) les fue informando, pacientemente, que en este punto de vacunación no se cuenta con las dosis necesarias para arrancar con la vacunación anticovid.

Abril debía arrancar con la vacunación a las personas mayores de 60 años y a las que padecen enfermedades de base. Así lo consideraron más de un centenar de personas que acudieron, algunas desde las 4:00 de la madrugada, para hacer fila en la Uagrm, donde se cuenta con un punto de vacunación coordinado por el Sedes.

"Una persona del Sedes explicaba a las personas que aguardaban en la fila que no hay dosis para iniciar la vacunación. Las dosis que habían se han enviado a la frontera, ya que es una zona más expuesta a la nueva cepa brasileña", comentó Fabiola Justiniano, una señora que acudió junto a su hermano y su tío confiados en que desde este lunes se iniciaría la tercera fase de vacunación, que debe incluir la inmunización a las personas mayores de 60 años y con enfermedades de base.

Al igual que muchos de los presentes, Fabiola lamentó la falta de información oportuna. No sólo para evitar que la gente madrugue para hacer fila, sino también para saber con exactitud cuándo se contarán con las dosis necesarias para empezar a a vacunar a la población.

El gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado, explicó que se necesitan 2.500.000 dosis para vacunar en esta tercera fase. "Y no hay dosis", asegura.

Hurtado expresó su preocupación por la falta de las dosis requeridas por el departamento cruceño. "El Gobierno habla de que hay vacunas" y de que  llegarán los próximos días; sin embargo, "no hay nada oficial".

Sin las debidas dosis, Hurtado no puede determinar cuándo se empezará a vacunar en la capital cruceña a los diversos sectores en riesgo.

Por el momento, se cuentan con las dosis correspondientes para vacunar al personal de salud rezagado, así como para los pacientes con cáncer o con problemas renales. A esas vacunas se suma la aplicación de la segunda dosis en los casos que no completaron el tratamiento.

"El saldo de vacunas se ha enviado a fronteras para priorizar la atención", dijo Hurtado al señalar que en 4 días se han colocado 10.000 dosis en las provincias Germán Busch y Ángel Sandoval. En total, estima, "se ha cubierto al 60% de la población vacunables, es decir, unas 17.000 personas".

La aplicación de las vacunas se ha realizado de manera rápida y masiva en los municipios de frontera. Solo existe un retraso en San Matías. "Se ha frenado el avance por los controles que se han implementado para evitar que los brasileños ingresen a las vacunaciones".

Son medidas necesarias de control para garantizar que la población boliviana, que reside en frontera, pueda ser atendida debidamente.

EL DEBER solicitó en reiteradas ocasiones la contraparte al Ministerio de Salud. Desde su equipo de comunicación, señalan que a las 18.30 atenderán las consultas sobre este tema.

Según la planificación del Gobierno, en abril debían ser vacunadas contra el Covid-19 todas las personas mayores de 60 años y aquellas que tienen enfermedades de base; en mayo, las personas de 50 a 59 años; en junio, las de 40 a 49 años; en julio, las de 30 a 39 años; en agosto, las de 18 a 29 años; y en septiembre todas las personas regazadas. No obstante, este plan deberá ser modificado.

Comentarios