Escucha esta nota aquí

Ante la escasez de vacunas contra el coronavirus, el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED), en su reunión ampliada, atribuyó al Gobierno nacional el retraso en el plan de vacunación, toda vez que la falta de dosis no ha permitido iniciar la vacunación de los adultos mayores.

El gobernador Rubén Costas fue el encargado de dar a conocer las conclusiones del encuentro, al que asistieron el alcalde electo de la ciudad, Jhonny Fernández, y la alcaldesa la interina, Angélica Sosa.

 “Hoy debería estar empezando la vacunación a las personas de la tercera edad y no ha sucedido así, faltan los antígenos y las vacunas (...) No podemos dejar de decir, como lo hemos hecho siempre con la voz firme, clara y contundente, de que es una barbaridad lo que hacen de nuevo el centralismo contra Santa Cruz. Le hemos pedido al Sedes que informe a la población todo este entuerto que han fabricado por su negligencia, falta de voluntad y porque siempre están postergando a la población (cruceña) y no lo podemos callar. Pedimos que nos ayude el Sedes y con la información fidedigna y responsable demuestre el incumplimiento que ha tenido el centralismo con las vacunas”, expresó Costas. 

El gobernador de Santa Cruz también reclamó por qué no se facilitó la compra de vacunas a los gobiernos subnacionales, lo que habría facilitado el acceso a las dosis. “¿Por qué no nos dejaron traer vacunas a las alcaldías y gobernaciones bajo la chicanería de decir sí, pero no?”, dijo Costas, al insistir en que los datos proporcionados por el Sedes muestran que el departamento no dispone de dosis para la vacunación masiva. 

El que no asistió a la cita fue el gobernador electo, Luis Fernando Camacho; sin embargo, estuvo en su lugar Fernando Pacheco. Según el plan nacional, la vacunación debía ampliarse esta semana a las personas de la tercera edad en todo el país.

En Santa Cruz, solo algunos municipios de provincia han logrado extender la vacunación a los adultos mayores, con saldos de las dosis destinadas al personal de salud, lo que no sucedió en la ciudad capital porque no hay dosis, dijo el secretario de Salud de la Gobernación, Marcelo Ríos, antes de la reunión del COED. 

“Aunque suene un poco discriminatorio, en la ciudad no se puede ampliar (la vacunación) a este grupo de personas porque hay más de 120.000 adultos mayores y no se tienen las dosis suficientes”, insistió Ríos. 

El secretario de Salud de la Gobernación volvió a exigir la dotación de más dosis para continuar con el plan de vacunación. Ríos abrió las cámaras duales del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) para mostrar que solo quedan 1.500 dosis para esquemas nuevos de vacunación y lo hizo en presencia de funcionarios del PAI nacional, que llegaron para verificar la cantidad de dosis disponibles. 

Por la mañana, el gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Alberto Hurtado, insistió en que las cifras que figuran en el registro electrónico nacional no son las reales. 

Precisó que hasta la fecha Santa Cruz ya aplicó 115.000 dosis de las más de 230.000 que recibió en distintas entregas. De los antídotos aplicados, entre 15.000 y 18.000 aún no fueron cargadas en el sistema por problemas con la internet, dijo Hurtado.

El epidemiólogo del Sedes ya había dicho que los almacenes del PAI solo quedan 1.500 dosis para nuevos esquemas, es decir, para nuevos beneficiarios. En esa ocasión, adelanto que este saldo será destinado a adultos mayores que viven en asilos y hogares, que están dentro del grupo de mayor vulnerabilidad.

Buscan vacunas

Mientras el Gobierno nacional afirma que Santa Cruz dispone de dosis anticovid suficientes para continuar con el plan de vacunación y el Sedes dice que quedan pocos esquemas de inmunización, la gente se desespera por la vacuna y se desplaza desde la ciudad capital hacia otros municipios en busca de dosis, aunque no siempre consigue. 

Ayer, por ejemplo, una mujer, de 60 años, llegó hasta el centro de salud de Satélite Norte de Warnes, buscando hacerse vacunar porque se enteró que ese municipio había ampliado la vacunación a las personas de la tercera edad. 

Soy parte del grupo de los adultos mayores y tengo enfermedad de base, no es relevante que viva en Santa Cruz de la Sierra”, dijo la mujer tratando de convencer al personal de salud para que la vacunen. 

Sin embargo, una joven que revisaba la documentación fue clara al informarle que no podían aplicarle la dosis porque las vacunas que disponen son para los pobladores que viven en Warnes.

 Este no fue un caso aislado, ya que desde la anterior semana varias personas han llegado hasta ese centro de salud en busca del biológico, indica el director del establecimiento de salud, Jesús Balcázar, al explicar que para garantizar que las dosis se apliquen solo a vivientes de ese municipio, se les pide que estén inscritos al Sistema Único de Salud (SUS) y que presente el aviso de cobranza de agua o luz. 

En el municipio fronterizo de Puerto Quijarro se está dando la misma situación. Allí se amplió la vacunación hace más de una semana a todos los mayores de 18 años, ante el riesgo del ingreso de la cepa brasileña P1.

El director del centro de salud de Puerto Quijarro, Jaime Correa, informó que desde entonces al menos 50 personas se trasladaron desde la capital cruceña en busca de dosis. “Esto de que llegue gente incluso de la capital es un problema de todos los días”, manifiesta Correa, al agregar que se está procediendo a la verificación de la residencia a fin de que las dosis lleguen a los pobladores de la ciudad. 

En Montero, la directora municipal de Salud, Leticia Machuca, informó que también han tenido casos de adultos mayores de la capital cruceña que llegan hasta los centros de ese municipio para preguntar si disponen de la dosis. 

Todavía no tenemos vacunas, pero ya hay gente que llega de la ciudad a consultar si están vacunando este grupo poblacional.

Se les informa que no pueden acceder a las dosis si viven en otro municipio”, comenta Machuca. En Porongo, la asesora de la Alcaldía, Ericka Parejas, indicó que reciben llamadas telefónicas desde otros municipios para consultar si tienen vacunas. 

Parejas precisó que desde hoy se ampliará la vacunación a las personas de la tercera edad con las 130 dosis que quedan del saldo de las vacunas destinadas inicialmente al personal de salud. 

La directora del centro de salud de Porongo, Fabiana Peredo, remarcó que para completar la vacunación a este grupo, se aguarda el envío de más dosis. 

En El Torno, ayer se aplicaron las primeras dosis a los adultos mayores en la localidad de Jorochito, de un lote de 100 vacunas. El subalcalde de Jorochito, Edman Zurita, indicó que las biológicos están destinados únicamente a quienes viven en ese municipio.

El Sedes inspecciona

Ante denuncias de que gente de la capital se estaba desplegando a otros municipios para buscar la vacuna, personal del Sedes de trasladó hasta Warnes y otros municipios intermedios. Tras un monitoreo por varios puntos de vacunación, se verificó que efectivamente había gente de la capital en las filas, pero nadie logró acceder a la vacuna porque las dosis están destinadas a la gente que vive en la zona, informaron las autoridades sanitarias.

 “No tenemos vacunas para inmunizar a adultos mayores en la ciudad y, por eso, ha habido peregrinación de gente desde la ciudad hacia Warnes, Montero, La Guardia, El Torno y Cotoca. Lamentablemente han tenido que volver sin hacerse vacunar porque no viven en esos lugares”, aseguró el gerente de Epidemiología del Sedes.

Renuncia una directora

En medio de los reclamos por las vacunas, ayer renunció la directora nacional del PA, María Bolivia Rothe, aunque aseguró que se debe a razones estrictamente personales. “Todas las decisiones técnicas que se tomaron y se siguen tomando en el Ministerio de Salud, obedecen al trabajo coordinado con un gran equipo”, dijo Roth.

Comentarios