Escucha esta nota aquí

Autoridades de la Gobernación, de la Iglesia Católica, y feligreses rezaron el santo rosario este viernes para pedir paz y unión entre bolivianos. Este acto se dio en momentos en que hay puntos de bloqueo en la ciudad que demandan el respeto a los 2/3 en la Asamblea y en rechazo a los resultados de la elección que dio por victorioso al MAS. Además se dio en el contexto de una tensa espera para ver si se llama a una Asamblea de la Cruceñidad.

“Unamos todas nuestras intenciones personales y particulares en una sola plegaria confiada a la virgen María, que es auxilio de los bolivianos”, afirmó el padre Hugo Ara en el inicio de las oraciones. 

Por su parte, el monseñor Sergio Gualberti, que estuvo acompañado por los obispos auxiliares, afirmó que en esta jornada sintió los anhelos, temores, gozos y dolores de los fieles y que el Rosario es una medicina espiritual.

“En estos días en nuestro país está el sentimiento de incertidumbre y de temor. Las primeras señales no son muy alentadoras que digamos. Estamos viviendo momentos muy difíciles”, afirmó.

Agregó que el Rosario nos da (a los católicos) el valor moral para mirar con esperanza el futuro en contra de cosas que aquejan a los bolivianos. Señaló la pandemia, falta de trabajo, crisis económica y ahora los temas políticos y sociales, como los conflictos que hay que superar. “La virgen María está a nuestro lado y nos fortalece en estos momentos difíciles”, añadió.

Entre tanto, el Secretario General de la Gobernación, Roly Aguilera, indicó que espera que el departamento y el país pueda encontrar la paz. “Que podamos reencontrarnos entre hermanos”, indicó Aguilera. El rosario se rezó en los predios de la Gobernación.