Escucha esta nota aquí

"Concédele a Óscar Urenda llegar a la verdadera patria y gozar de la alegría eterna, pues creyó y esperó en ti...". Así exclamó el Monseñor Sergio Gualberti, durante la misa en nombre del secretario de Salud de la Gobernación, que en la madrugada del 24 de julio falleció tras 21 días de estar internado en terapia intensiva a causa del Covid-19. 

La prédica del día fue el libro de Job de la Biblia, referida al fallecimiento de la carne, pero no del espíritu. 

Gualberti aprovechó el momento para describir la tarea de Urenda. El arzobispo mencionó que pese a que Urenda se contagió por el coronavirus, no solo se preocupó por su salud, sino que desde su aislamiento seguía llevando adelante su labor. "Al respecto el papa Francisco dijo que ante la muerte no tenía palabras, solo mira a la cruz", expresó.

Como consuelo a los familiares y amigos del Dr. Urenda, Gualberti recordó que solo la cruz de Jesús es la que abre la luz de la esperanza. 

La catedral, como lo viene haciendo durante la cuarentena dinámica, dio la misa con el 30 % de su capacidad y haciendo cumplir el distanciamiento social a familiares de Urenda, amigos y autoridades locales y nacionales, que tras la misa se dieron cita a los pies del monumento a Warnes para seguir con el homenaje póstumo.

Mira la misa completa: