Escucha esta nota aquí

Las ocho cárceles del departamento de Santa Cruz serán encapsuladas de manera indefinida para prevenir que los internos se contagien de Covid-19, luego de que se conoció que en la ciudad cruceña existe un caso sospechoso de la nueva variante brasileña.

El director departamental de Régimen Penitenciario, Mauricio Romero, informó que la cuarentena rígida en los recintos penitenciarios cruceños empieza el lunes 5 de abril, con la restricción del ingreso de visitas y la prohibición de la salida de los reclusos a sus audiencias.

La fecha de finalización del encapsulamiento aún no está definida, pero desde el lunes los familiares de los detenidos ya no ingresarán a las cárceles y las audiencias para los reos se llevarán de manera virtual, para evitar que salgan y corran el riesgo de enfermarse”, explicó.

La cuarentena será aplicada en el penal de Palmasola y las carceletas de Montero, Okinawa, Buena Vista, Portachuelo, Camiri, Vallegrande y Puerto Suárez, en este último municipio el encapsulamiento ya empezó el 25 de marzo, debido a que se encuentra cerca de la frontera con Brasil.

Romero explicó que, en la recinto de Bahía, de la zona fronteriza, se realizó un rastrillaje médico y los 65 internos y cuatro policías, que se encargan de la seguridad, dieron negativo a la prueba de coronavirus aplicada por el Servicio Departamental de Salud.

Se harán controles médicos de manera periódica a los demás recintos penitenciarios de Santa Cruz, donde no existe ni un caso positivo de Covid-19, pero queremos conocer el estado de salud de los internos y evitar que se enfermen, tras una posible llegada de la nueva cepa brasileña”, señaló el director de Régimen.

Comentarios