Escucha esta nota aquí

Desde las siete de la mañana de este lunes, el movimiento impulsado por la Capitanía Kaami y algunas organizaciones sociales de Camiri endurecerán las medidas de presión, cerrando todas las actividades comerciales, transportes y entidades públicas, aunque por el momento descartan reanudar el bloqueo de la carretera, según declaró Maryselva Peña, presidenta del Comité Cívico camireño.

El movimiento exige la renuncia del alcalde Franz Valdez y de los concejales, acusados de no haber ejecutado ninguna obra de impacto en beneficio de la población en dos años de gestión.

El alcalde municipal ratificó que está dispuesto a someterse a un revocatorio en el marco de las leyes y aseguró que no renunciará al cargo.  

Valdez califica al movimiento de “golpe político municipal” que atenta contra la convivencia democrática. Mientras tanto, la toma del edificio del gobierno municipal se mantiene sin variantes.

Comentarios