Escucha esta nota aquí

Cuando los contagios de coronavirus han alcanzado su pico más alto en lo que va pandemia y todo apunta a que la tendencia creciente se mantendrá este mes, los médicos y trabajadores salud iniciaron movilizaciones por demandas regionales y nacionales.

En medio de este panorama, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Marcelo Ríos, advirtió de que Santa Cruz está en una situación muy compleja porque los contagios registrados en enero son los más altos en lo que va de la pandemia, superando a julio de 2020 cuando los cruceños vivieron el primer turbión epidemiológico.

Aunque la cifra oficial de contagio se ha visto engrosada por el aumento del testeo, a Ríos le preocupa que el índice de positividad que se mantiene elevado y está entre el 37 y 40%, lo que significa que, por cada 100 pruebas tomadas a pacientes sospechosos, entre 37 y 40 dan positivo. “Sigue habiendo gente infectada que está circulando”, dijo Ríos.

Según Ríos, también preocupa el número de pacientes con cuadros graves, ya que en estos momentos hay 145 personas internadas en terapia intensiva, cifra que puede aumentar considerando que se ha fortalecido la capacidad de las unidades de cuidados intensivos.

Po su parte, el gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Hurtado, advirtió que enero se convirtió en el mes con mayor incidencia de casos en lo que va de la pandemia, toda vez que cerró con 22.000 casos, es decir, 7.000 más que julio. Ese mes, que fue el más crítico de la primera oleada, cerró con 15.538 infectados, según datos oficiales.

Para graficar el rebrote y la magnitud del problema, el Sedes indica que enero se enfermaron 726 personas cada día, cada hora se contagiaron 30 ciudadanos y cada día fallecieron entre diez a once personas por el Covid-19. “En este mes, seguramente vamos a repetir los números de enero o podemos tener más porque la curva epidemiológica sigue en ascenso”, dijo Hurtado al proyectar cómo se viene febrero.

Otro aspecto que inquieta al Sedes son los casos activos (personas que están cursando la enfermedad), que actualmente suman más de 12.000 en el departamento cruceño, de los cuales un 90% en el municipio capitalino.

Protestas de salud

Ayer, el sector cruceño suspendió los servicios de consulta externa en cumplimiento de un paro de 24 horas para exigir a la Alcaldía que declare una cuarentena en el municipio capitalino para aminorar los contagios; mientras que algunos colegios médicos regionales se declararon en emergencia y amenazan con iniciar medidas de presión en contra de la Ley de Emergencia Nacional porque rechazan el acuerdo firmado este lunes entre el Colegio Médico de Bolivia y el Ministerio de Salud.

Precisamente, como consecuencia del paro departamental, ayer unos 2.000 pacientes se vieron afectados con la suspensión de los servicios de consulta externa en los diez hospitales de mayor complejidad, por lo que deberán reprogramar sus citas.

De hecho, muchos de ellos se vieron sorprendidos al llegar a los centros sanitarios y enterarse que solo casos urgentes estaban siendo atendidos en Emergencias, mientras que el resto debía esperar hasta hoy para recibir asistencia. Este fue el caso de Miguelino López, que recién llegado de Cordillera asistió al San Juan de Dios con la idea hacerse un chequeo general, revisión que venía postergando desde hace más de seis meses por temor a contagiarse del coronavirus. Tuvo que marcharse sin conseguirlo.

También lo hicieron los cientos de pacientes que madrugaron para hacerse atender y cuando el área de consulta externa fue quedando vacía, el espacio fue ocupado por médicos y trabajadores de salud que reunieron allí para partir en una marcha hacia la plaza 24 de Septiembre.

La principal demanda del sector es que se declare nuevamente cuarentena rígida para frenar los contagios en la capital, a lo que se suma el pedido de contratar recursos humanos para cubrir las bajas médicas por Covid-19 y dictar medidas sanitarias que den certeza a la protección de los trabajadores del sector.

En respuesta la secretaria municipal de Salud, Marisabel Vaca, lamentó el perjuicio que generan los paros a la población y manifestó que la comuna ha presentado a la dirigencia del sector alternativas a la cuarentena rígida para frenar los contagios porque en estos momentos no se justifica un confinamiento. Para ello, la municipalidad plantea reforzar las campañas de concienciación para que la población no descuide las medidas de bioseguridad y restringir gradualmente las actividades, según los informes epidemiológicos semanales.

Conflicto nacional

Los galenos también están movilizados en contra del proyecto de la Ley de Emergencia Sanitaria, porque, al acuerdo firmado entre el Gobierno y el Colegio Médico de Bolivia para modificar los artículos 17, 19 y 28 del mencionado proyecto, es rechazado por los colegios médicos departamentales de Santa Cruz y de Cochabamba y no descartan iniciar medidas de presión, al considerar que no existe la garantía de que la Asamblea Plurinacional asuma estos compromisos que adquirió el ministro de Salud, Jeyson Marcos Auza.

Precisamente, el Colegio Médico Departamental ha convocado para hoy a un consejo médico a fin de analizar medidas de presión.

Plan de vacunación

Por otro lado, las vacunas contra el Covid-19 ya fueron distribuidas y son aplicadas en todo el país, tras el inicio de la inmunización en Oruro, la última región que quedaba pendiente. Ahora los Sedes son los encargados de inmunizar al personal sanitario registrado.

El viernes comenzó la vacunación en Santa Cruz, el sábado en La Paz y Pando, el domingo en Cochabamba y Potosí, el lunes en Tarija y Chuquisaca y ayer se completó la entrega en Beni y Oruro, que recibieron 1.790 y 1.430 dosis, respectivamente,

En esta primera fase, al cabo de 21 días el personal de salud que recibió la vacuna deberá aplicarse la segunda dosis, para ello es importante el registro nominal electrónico de vacunas que hace el seguimiento respectivo.

El presidente Luis Arce y otras autoridades nacionales acompañaron en todas las regiones el inicio de la inoculación y ahora se coordinan acciones para la llegada en febrero de las vacunas AstraZeneca y Pfizer, comprometidas por el mecanismo Covax.

Bolivia aplica 20.000 primeras dosis de Sputnik V, de un lote de 5,2 millones que llegarán en mayor cantidad en marzo, abril y mayo, al igual que los 5 millones de AstraZeneca. Simultáneamente se espera casi un millón de la iniciativa de Naciones Unidas, que arribarían en la segunda quincena de este mes.

En Santa Cruz, ayer las brigadas del Sedes llegaron hasta el hospital San Juan de Dios para vacunar al personal de terapia intensiva, quienes le aplicaron la primera dosis. El plan del Sedes es vacunar entre 200 y 250 salubristas por día hasta completar en dos semanas las 2.200 dosis de la primera fase del plan. Esta semana tienen previsto abarcar a 1.500 profesionales de los hospitales.

Comentarios