Escucha esta nota aquí

Una enfermera gana menos de un salario básico, que para este año es Bs 2.000. Según el presidente de la Asociación Departamental de Enfermeras y Enfermeros Auxiliares, Antonio Rivera, los salarios oscilan entre Bs 1.200, 1.300 y 1.800, según la clínica privada u hospital público, y deben trabajar entre ocho y 12 horas diarias.

Pese a las bajas remuneraciones y las sobrecargadas tareas, la cantidad de enfermeras auxiliares en Santa Cruz es de 5.000, que son las encargadas de atender al paciente en recuperación o para colocar una inyección o un suero, siguiendo el ejemplo de la que se considera la primera enfermera profesional del mundo, la británica Florence Nightingale, cuya fecha de nacimiento, el 12 de mayo de 1820, fue instituida como el día mundial de esta profesión.

La Asociación de Enfermeras cruceñas pide mejor trato salarial y por ello saldrá hoy en marcha por las calles para hacer su reclamo, pues por día deben atender hasta 25 pacientes, quitando calidad y calidez.

Vocación
La enfermedad de un familiar despertó en Cristina Montero Justiniano la vocación de atender personas con dolencias en los hospitales. Fue así que logró ingresar en 1989 al hospital San Juan de Dios, donde se formó en la Escuela de Enfermería. Desde entonces llena su vida, además de su familia que componen sus cinco hijas, dando consejos a los enfermos en recuperación a los que atiende pacientemente.

“Pese a la experiencia, me conmueve la atención a las personas quemadas porque sufren mucho cuando se las baña y cura; por lo demás, estoy satisfecha con mi trabajo”, manifestó Montero. 
Josefina Bailaba Parapaíno es enfermera desde 2008, previo a ello se esforzó mucho para lograr cristalizar su sueño, pues cuando era niña se veía de médica, vestida de blanco curando pacientes.

“Salí muy joven de mi comunidad, El Carmen, para estudiar el colegio en Concepción, luego me vine a la ciudad, donde trabajé como empleada doméstica para pagarme los estudios. Ahora me complazco atendiendo a los niños en la guardería de la Caja Nacional de Salud”, dijo.

Por último, Virginia Montecinos Ramos, natural de Oruro, ingresó desde los 14 años a los hospitales de los centros mineros, entre ellos Caracoles, Pongo, Viloco, Santa Fe o San José, adquiriendo experiencia que ahora aplica en el hospital Japonés, donde trabaja desde hace 23 años.

Comentarios