Escucha esta nota aquí

La ausencia de jurados electorales retrasó el horario del sufragio y las denuncias de supuestas irregularidades provocaron la quema de ánforas en Colpa Bélgica y San José de Chiquitos. Estos fueron hechos que marcaron la jornada electoral en Santa Cruz.

Tras el disturbio en Colpa Bélgica, el Tribunal Electoral Departamental (TED) cruceño remarcó que el hecho ya está en investigación del Ministerio Público y que se repetirá la votación.

El presidente del TED, Saúl Paniagua, indicó que en el artículo 238, de la Ley del Régimen Electoral, se establece que el asalto o destrucción de ánforas puede ser sancionado con una pena privativa de libertad de uno a tres años. Agregó que si el autor es un servidor público, será pasible al doble de sanción y quedará inhabilitado por tres años para el ejercicio del cargo.

Por otro lado, desde el centro de cómputo de Demócratas, el candidato a la Alcaldía, Roly Aguilera, denunció que hubo resistencia para entregar las actas a los delegados de esa organización política.

El candidato hizo esta denuncia tras recibir un reporte de los militantes demócratas que fueron delegados en 5.101 mesas en la ciudad cruceña, en el marco de las elecciones municipales.

“Esto constituye no solo una falta electoral grave, contemplada como tal en la Ley del Régimen electoral, sino una violación a los derechos políticos de todas las organizaciones que participan en las elecciones subnacionales”, afirmó el candidato.

En la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, el TED decidió trasladar siete mesas del colegio Bertha Cuéllar, ubicado entre el quinto y sexto anillo de la avenida Cumavi, al colegio Boris Banzer, en el barrio Porvenir de la misma zona. Esta determinación se la realizó por la ausencia de jueces electorales.

En cada una de las mesas de sufragio estaban registrados 200 votantes, lo que causó molestia y desorientación de los ciudadanos, incluso algunos policías que estaban registrados en el lugar se quejaron porque eso les generó demoras que impidió el desempeño de sus funciones.

La jornada de votación

Las maletas electorales estuvieron listas en los recintos para que lleguen los votantes, pero los notarios electorales no pudieron hacer la entrega del material a los jurados debido a que estos no llegaron a la hora estipulada para cumplir con su deber como responsables de los espacios de votación.

En el colegio Josefina Bálsamo, en algunas mesas la votación no empezó en el horario establecido porque los jurados estaban organizando los certificados y las listas de sufragio, situación que todavía se percibía al mediodía de la jornada electoral.

La situación generó malestar entre las personas que acudieron a primera hora a los recintos para cumplir con su deber electoral; mientras que las filas y la desinformación también estaban presentes entre los votantes.

La situación se repitió en otros recintos electorales y conllevaba a que las filas se extiendan en el interior y afuera de los recintos. Este fue el caso del colegio Bertha Cuéllar, ubicado en la Villa Primero de Mayo, donde dos mesas tropezaron con la falta de jurados, al igual que una mesa instalada en la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno.

En el colegio San Carlos, ubicada por la zona del zoológico, también hubo reclamos por la misma situación, igual que en el colegio Enrique Finot.

También hubo inconvenientes en la unidad educativa Gabriel René Moreno por la inasistencia de los jurados electorales, específicamente en la mesa de sufragio del gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, quien tuvo que cambiar el horario que tenía planeado para sufragar, aunque lo hizo a las10:30, después de hacer fila en su respectiva mesa.

A esto se sumaron los retrasos en la apertura de algunas mesas en las unidades educativas de Valle Sánchez y en la zona del Distrito 2, situación que conllevó al malestar de los votantes y también generó aglomeraciones, escenario no indicado para llevar adelante el proceso electoral en medio de la pandemia.

De hecho, el presidente del TED confirmó que algunas mesas de votación en Santa Cruz abrieron tarde (después de las 9:00) debido al retraso de jurados, pero que con la ayuda de otras personas lograron atender a los votantes en prácticamente todas las mesas.

Las medidas de bioseguridad se cumplieron a medias, porque hubo aglomeraciones y la gente no respetó el distanciamiento de metro y medio, incluso los jurados electorales estaban a corta distancia.

Subsanadas las dificultades relacionadas con la inasistencia de los jurados electorales, la jornada electoral en la mayoría de los recintos transcurrió en un clima de tranquilidad, destacó el presidente del TED.





El conteo de votos

Los ciudadanos esperaron ansiosos los resultados preliminares. A las 18:15, los jurados de mesa del colegio Luis Antonio Áñez, ubicado en el Plan Tres Mil, ya procedía al conteo de votos, bajo la mirada de la gente que se apostó en puertas y ventanas para hacer seguimiento a los resultados.

Asunta Calisaya, una de las vecinas que se quedó a presenciar el procedimiento, destacó la tranquilidad en que se desarrolló la jornada, toda vez que en esa unidad educativa no se registraron incidentes y la gente acudió en su horario a emitir su voto.

El mismo ambiente se vivía a esa hora en la unidad educativa Juana Azurduy de Padilla, también ubicada en el Plan Tres Mil. Allí a las 17:30 todas las mesas ya habían cerrado y de inmediato se empezó el conteo de votos.

La notaria electoral Ana Gabriela Pinto resaltó la normalidad de la jornada e informó que solo dos mesas tuvieron retraso en la apertura de unos 15 minutos debido a la ausencia de jurados electorales, lo que fue subsanado de forma inmediata.

Algo que llamó la atención en alguna de las mesas, entre ellas la número 25, fue la cantidad de votos nulos y blancos.


El ambiente

Alejados del ajetreo ciudadano que se vive en los recintos electorales, los comerciantes en los mercados de la Villa Primero de Mayo, Plan Tres Mil y Pampa de la Isla hicieron caso omiso a las normas electorales y abrieron sus puestos de venta como lo hacen regularmente.

En las avenidas paralelas de los mercados se pudo advertir bastante movimiento de consumidores abasteciéndose de productos de la canasta básica como un día corriente.

También hubo motocicletas y taxis que se dieron modos para transitar sin permiso, pese a la prohibición.

Tampoco se pudo evitar la venta de ambulantes en los alrededores de los recintos electorales, pese a que la normativa electoral restringió el asentamiento de vendedores a 100 metros del punto de votación, esto para evitar aglomeraciones por las medidas de bioseguridad.

Además, se registró una gran cantidad de vehículos circulando durante la jornada pese a no tener el permiso emitido por el Tribunal Electoral Departamental.

Los vocales del TED instalaron la sala plena para comenzar el conteo oficial de votos, el mismo que prevén finalizar en cuatro días, aunque se deberá esperar los resultados de las mesas donde se repetirá la votación.



Comentarios